Buena calidad, vendimia media, escasas existencias y mantenimiento de las exportaciones deben inducir un comportamiento positivo del precio de la uva en Castilla-La Mancha

Vendimia Castilla-La Mancha

Con la vendimia empezada ya hace dos semanas, la Interprofesional del Vino publica su informe sobre situación del sector al mes de junio pasado. Según Unión de Uniones, lo más reseñable quizás por su incidencia con la presente vendimia, son las cortas existencias y el mantenimiento de las salidas de exportación, junto con una esperada buena calidad de la uva y una vendimia de volúmenes medios, los precios de la uva deberían tener un comportamiento positivo. 

Según el informe más reciente de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), cuyos datos recoge Unión de Uniones en su web, la escasa producción de la vendimia 2017 ha venido marcando los distintos elementos del balance, a falta de conocer los datos del mes de julio. No obstante, el cierre definitivo de la producción de la pasada campaña se mantiene en los 32,36 millones de hectólitros, lo que representó una cosecha un 19,1 % inferior a la del año 2016.

Esta reducción de la producción arrastra, como decimos, a unas existencias escasas que, a fecha de finales de junio eran de 32,4 millones de hectólitros. Esto es un 11% menos que en esa misma fecha del año pasado (o sea, 4 millones de hectólitros menos). Las previsiones que hace la Interprofesional es cerrar con unos 29 a 29,5 millones de hectólitros, aunque ya sería hora de no andar con previsiones y que estuvieran publicados los datos oficiales.

Con una cosecha corta, determinadas salidas del balance se han resentido. Así, se ha hecho mucha menos destilación y menos vinagrería. En lo que llevamos de campaña, desde agosto de 2017 y a un mes del cierre, 1.077.946 hectólitros se consumieron en estos dos destinos, distinguiéndose en 811.528 hectólitros a destilación y, el resto, 266.418 hectólitros a la elaboración de vinagre. Se ha hecho, de momento, en esta campaña un 55,6 % menos de destilación que la 16/17 y también ha caído la vinagrería, pero en menor medida, sólo un 2 %.

Respecto al vino que ha salido al mercado nacional, a finales de junio, estábamos en unas salidas netas de 10,5 millones de hectólitros, volumen que mejora los 10,2 millones de hectólitros del mismo período en la campaña precedente.

Mercado exterior.

La campaña 17/18 se liquidará previsiblemente con mayores importaciones; ya que en junio se situaban en 0,64 millones de hectólitros (0,18 más que la 16/17), con un valor de 174 millones de euros (11 millones de euros más que en la anterior campaña). Las importaciones que más han crecido habían sido las de vino a granel (prácticamente se doblaron), mientras que las compras exteriores de vino envasado habían aumentado en junio apenas un 5 %.

Si metemos en la ecuación las compras de mosto (que también se ha importado en un 20 % más), nos vamos a unas adquisiciones total de productos foráneos de un poco más del millón de hectólitros por unos 234 millones de euros.

En lo que respecta a las exportaciones, los 11 primeros meses de la campaña 17/18 arrojan unas ventas al exterior de 19,4 millones de hectolitros (-4,1%) por valor de 2.685 millones de euros (+7,8%) a un precio medio de 1,38 €/litro. Es decir, se han exportado 0,83 millones de hl menos, pero por 195 millones de euros más.

El buen dato de las exportaciones en lo económico se ha derivado del comportamiento de los graneles. Las salidas de los vinos envasado habían bajado a 30 de junio un 5,2 %, frente al 3,2 % que se contrajeron las ventas a granel. Pero donde más se notaba era en la facturación, que creció para los graneles un 27,6 % y sólo un 3,1 % para los envasados.

Si a las exportaciones de vino añadimos las exportaciones de los productos vínicos (mosto, vinagre), además del aromatizado, éstas ascienden, en estos once meses de la campaña 2017/2018, a los 24,9 millones de hectolitros, con ligera caída del -0,1% respecto de la campaña anterior, gracias al crecimiento en las exportaciones de mosto y la facturación aumenta un 10%, hasta los 3.031 millones de euros con fuerte crecimiento, de nuevo, en la facturación de mostos que crece un 40%. Se trata de unos datos positivos de tendencia en las exportaciones.

¿Miedo al precio?

Los previsibles datos de cierre de la campaña 17/18 (cortas existencias y mantenimiento de las exportaciones, junto con unas salidas al mercado nacional mejores que la anterior), junto con una vendimia que se vislumbre de carácter medio y de buena calidad, deberían permitir un comportamiento positivo de los precios de la uva para la vendimia presente. Sin embargo, a punto de que empiece a generalizarse la recolección en las zonas productoras de Castilla-La Mancha, las grandes bodegas no han anticipado aún ningún precio y a quien preguntas no se atreve a darlo. ¿Hay miedo a establecer un precio que, por fuerza dadas las circunstancias, debería mantenerse en niveles razonables? Si los anuncios de precio se retrasan más allá del 31 de agosto es posible que esté siendo así. Recordamos que los primeros precios de la uva se conocieron el pasado año el 21 de agosto, cuando las grandes bodegas hicieron públicas sus primeras “tablillas” que acabaron modificando al alza avanzada la vendimia. Como referencia, Félix Solis acabó pagando la airén a 0,024040 euros/kilogrado (empezó a 0,021035 euros/kilogrado) y Vinartis subió en septiembre el precio de la airén a 0,025242 euros/kilogrado, de los 0,02194 euros/kilogrado con los que empezó a finales de agosto. En el caso de Vinartis se incluye la prima de portes, que Félix Solis pagaba aparte en una cuantía de 0,01202 euros por kilogramo.

Unión de Uniones subraya que, en todo caso, la Ley de Mejora del Funcionamiento de la Cadena Alimentaria obliga a que la uva entregada esté previamente amparada por contrato y a que se conozca el precio. La organización no dudará en denunciar ante la Agencia de Información y Control Alimentario cualquier presunta infracción de la Ley de la que tenga conocimiento.

Por último, la organización recuerda que en esta vendimia empieza a aplicarse la nueva norma aprobada en Castilla-La Mancha que establece controles más estrictos sobre la veracidad de las declaraciones de cosecha y sobre cumplimiento de la condicionalidad en aquellas explotaciones que presenten parcelas con rendimientos superiores a los 20.000 kg. por hectárea en variedades blancas y 25.000 kg. por hectárea para las tintas.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: