Archivo de etiquetas| Interprofesionales

UNION DE UNIONES DE CASTILLA-LA MANCHA CONSIDERA QUE PLANTEAR UNA DESTILACIÓN OBLIGATORIA SIN AYUDAS HA SIDO UN ERROR QUE PAGARÁN LOS VITICULTORES

Depósitos vino

España recibe de la OCM de vino proporcionalmente menos ayudas europeas que Francia e Italia.

Toledo, 24 de julio de 2014.- A medida que se van conociendo más datos acerca de la destilación obligatoria de 4 millones de hectólitros sin ayudas y los efectos sobre el mercado de su anuncio, la Unión de Uniones de Castilla-La Mancha se reafirma en que plantearla ha sido un error del Ministerio y quienes la apoyaron, pero que pagarán los viticultores.

La Unión de Uniones no alcanza a explicarse cómo algunas organizaciones que dicen ser representantes de los viticultores dieron su visto bueno y mantienen aún su apoyo a una medida de destilación obligatoria sin ayudas que obligará a bodegas y cooperativas a quemar vino sin precio y asumiendo además los costes de la operación.  La situación sería aún más incomprensible si, como afirma algún reputado medio especializado en el sector, la propuesta partió de alguna de las organizaciones presentes en el acuerdo y no del Ministerio.

Las  eventuales modalidades de aplicación de la medida de destilación plantean incógnitas preocupantes en cuanto a quien deberá realizar las entregas a la quema, en que volumen, como se va a identificar a los productores penalizados o si se va a distinguir entre calidades de vino y variedades, como se garantiza que el vino a quemar y el alcohol no retornan al mercado, que precio va a tener ese alcohol de uso industrial y a quien va a beneficiar su venta, etc.

En cualquier caso, el anuncio de la medida ha acabado por deteriorar al mercado, rompiéndose contratos cuya retirada aún no se había producido y haciéndose operaciones tirando el precio con el fin de reducir existencias y no verse forzados a regalar vino pagando además el coste del transporte y la quema. Por otro lado, pese a todas las incógnitas, lo que parece bastante claro es que las cooperativas y bodegas acabarán repercutiendo el coste de la medida a los viticultores ya sea en las liquidaciones de la pasada campaña o en el precio de la siguiente.

Las consecuencias del error van a ser muy difíciles de reparar y, desde luego, la Unión de Uniones no confía en absoluto en que este papel lo vaya a cumplir la anunciada Interprofesional, en cuya constitución el Ministerio va a reconocer sin exigencias de representación sectorial, a algunos de los protagonistas de dicho error que, además, eran los mismos que se sentaban en la Interprofesional del Vino de Mesa a la que el Ministerio revocó en noviembre del año pasado el reconocimiento por su inactividad.

Impulsar una Interprofesional desde la precipitación para encubrir, con titulares de prensa y con la complicidad de ciertas organizaciones, la incapacidad política o presupuestaria del Ministerio para apoyar al sector en una situación crítica, es abocarla al fracaso desde su nacimiento.

Más planificación y menos acusaciones.

Lo que deberían haber impulsado el Ministerio y la Consejería de Agricultura hace mucho tiempo, desde su responsabilidad como poderes públicos y sus competencias de gobierno, es una planificación estratégica de un sector del interés económico y social del vitivinícola. Planificación estratégica que abra el debate del control de rendimientos, pero también, entre otras cuestiones, del equilibrado reparto del valor añadido generado el sector, de la trazabilidad de los productos importados y de su cuestionable necesidad para el abastecimiento de las necesidades, de priorizar a las empresas comprometidas con el desarrollo económico de nuestra región y nuestros pueblos, de la justa remuneración de la calidad, de las no agresiones legislativas a este producto emblemático del medio agrario, del impune incumplimiento de los contratos desde las posiciones de dominio del mercado, de la contribución de la rama restauración a una mejor comercialización, etc.

Una falta de planificación estratégica que el Ministerio pretende ocultar recordando las cantidades destinadas al sector a través de la OCM, como si el resto de países productores europeos no recibiera de la Unión Europea apoyos similares. De hecho, el coste de la OCM en España es comparativamente menor en función de la superficie (326 €/Ha, incluyendo pagos directos) que en nuestros vecinos de Francia (340 €/Ha.) e Italia (422 €/Ha.); cuando, además, no se trataría tanto del que es capaz de gestionar la Administración sino de diseñar unos mecanismos de la OCM (vendimia en verde, reestructuración, eventuales destilaciones, promoción, inversiones, etc…) que se pongan al servicio de la planificación estratégica sectorial y no que acaben convertidos en un arma arrojadiza acusatoria contra los propios viticultores.

LA INTERPROFESIONAL VITIVINÍCOLA NACE SOSPECHOSAMENTE EXCLUYENTE Y OPACA

vino

Madrid, 17 de julio de 2014.- A la Unión de Uniones, la anunciada Interprofesional Vitivinícola le ofrece, por su composición excluyente y la opacidad con que se está gestando, pocas garantías de trabajar en beneficio del sector y mejorar los ingresos de los viticultores.

El acuerdo recientemente alcanzado para someter al sector a una destilación obligatoria cuyo mero anuncio ha tenido el efecto de acabar de hundir el mercado y que han suscrito la mayor parte de las entidades que se anuncian fundadoras es un muy mal precedente de los criterios con que a futuro puede trabajar la Interprofesional. “Si lo que cabe esperar de la interprofesional es este tipo de medidas – ha manifestado José Manuel de las Heras, Coordinador Estatal de la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos- casi mejor que no se constituya”.

La Unión de Uniones estima que se está actuando con excesiva precipitación y arbitrariedad al no exigir a las anunciadas entidades fundadoras la acreditación sectorial mínima exigida por la Ley. De hecho el propio Gobierno ha argumentado hasta la extenuación la poca fiabilidad que le ofrece la actual representación agraria hasta el punto de haber estimado necesario llevar una Ley al Congreso para definirla; ley que ha sido publicada en el BOE el pasado 10 de julio.

La organización opina que, en la crítica situación del mercado, la Interprofesional no puede ser ni una coartada para aquellas entidades que han tomado decisiones muy negativas para muchos viticultores, como la destilación obligatoria sin ayudas; ni una maniobra de distracción del Ministerio para dar a entender que se hace algo cuando no se está haciendo nada.

El Ministerio parece haber olvidado con demasiada rapidez que hace menos de un año (noviembre del 2013) revocó el reconocimiento de la Interprofesional del Vino de Mesa, compuesta por los mismos interlocutores, por su falta de utilidad.

La Unión de Uniones si cree en el principio de colaboración interprofesional, que de hecho reporta muy buenos resultados en países tan cercanos como Francia; pero considera que el actual modelo de constitución y funcionamiento en nuestro país se ha viciado y han acabado convirtiéndose, salvo excepciones honrosas, en un ente más que recauda dinero a los productores sin que nos reporte beneficio perceptible alguno.

LA UNIÓN DE UNIONES QUIERE MAYOR TRANSPARENCIA EN EL MERCADO DEL VINO

vino

Entre la representación de Unión de Uniones en la reunión mantenida con el Ministerio, se hallaba presente el miembro de la Ejecutiva Regional de Castilla-La Mancha, Andrés García.

 Toledo, 19 de Mayo de 2014.- La Unión de Uniones ha trasladado al Director General de Industrias Agroalimentarias, Fernando Burgaz, en reunión mantenida esta mañana, sus sensaciones sobre la situación actual y el futuro del sector vitivinícola. La necesidad de aprovechar la medida promoción en los propios países de la UE, una Interprofesional útil para todos los eslabones de la cadena y transparencia en el mercado sobre todo en cuanto a la importación de graneles, son algunas de las propuestas que la organización ha puesto sobre la mesa del Ministerio para mejorar el funcionamiento del mercado del vino. 

En la reunión mantenida a lo largo de la mañana de hoy con el Director General de Industrias Agroalimentarias del Ministerio de Agricultura, Fernando Burgaz y la Subdirectora General de Estructura de la Cadena Alimentaria, Esther Valverde, han estado presentes el Coordinador Estatal de la Unión de Uniones y Ganaderos, José Manuel de las Heras; el responsable estatal de la Sectorial Vitivinícola, Joan Santó y el miembro de la Ejecutiva de la Unión de Castilla-La Mancha, Andrés García Vaquero.

La creación de la futura interprofesional del vino ha sido uno de las cuestiones que el Ministerio ha tratado con la organización. La prioridad de la Unión de Uniones es que la interprofesional sea útil para todos los eslabones de la cadena y que cualquier esfuerzo que se haga en el futuro desde la misma y con la contribución de los viticultores acabe repercutiendo en una mejora de la situación del mercado del vino y de los precios de la materia prima. Unión de Uniones ha manifestado al Ministerio su decidida voluntad de que la representación de los intereses de los viticultores de la Unión no quede al margen de la Interprofesional y de contribuir con sus propuestas a enriquecer el proceso de su constitución y su posterior funcionamiento.

Por otro lado, en relación al compromiso de los viticultores en mejorar el potencial productivo de sus explotaciones en base al actual programa de reestructuración del viñedo, la organización ha demandado al Ministerio que han de mejorarse los baremos de costes elegibles cuando determinadas tareas son llevadas a cabo por los propios agricultores, con objeto de no crear situaciones discriminatorias respecto de aquellos otros, entre los que caben no profesionales del sector, que acuden a empresas de servicios para realizarlas. El Director General, Fernando Burgaz, se ha comprometido con la Unión de Uniones a estudiar esta cuestión.

La organización ha expresado también que es absolutamente imprescindible aprovechar la oportunidad que ofrece la OCM Vitivinícola de, sin olvidar los mercados de países terceros, realizar promoción de nuestros vinos en los países del entorno comunitario, que son nuestros principales clientes y ha pedido al Ministerio trabajar conjuntamente en definir las prioridades con las que debe utilizarse dichos fondos de promoción.

Igualmente y teniendo en cuenta las cifras de producción en las que se mueve ya el sector, la Unión de Uniones ha llamado la atención al Ministerio sobre la absoluta necesidad de ejercer un seguimiento y garantizar la total trazabilidad de las importaciones de vino a granel procedente de países terceros. Hay poca o ninguna justificación para que las necesidades de la industria nacional tuviera que verse abastecida de graneles importados que además, por no cumplir las mismas normas de condicionalidad y otras exigidas a los comunitarios, suponen una competencia desleal, en opinión de la organización. Pero en cualquier caso es responsabilidad del Ministerio, y así se lo ha recordado la organización al Sr. Burgaz, que dichos vinos importados no acaben beneficiándose por deficiencias de control de determinadas medidas sufragadas con dinero europeo como las ayudas a la promoción.

Andrés García Vaquero, representante de la Unión de Uniones de Castilla-La Mancha presente en la reunión, ha estimado que el ambiente en el que la misma se ha desarrollado ha sido “positivo y constructivo; pero para que la cadena en este sector funcione bien y retribuya adecuadamente a todos los eslabones, incluidos por supuesto a quienes criamos la uva, necesita de mucho dialogo y de mucho trabajo entre todos los agentes y con todas las Administraciones implicadas. La Unión de Uniones queremos estar y vamos a estar en ese proceso”.