Archivo | Noticias RSS for this section

Siendo realistas, la agricultura tiene difícil reducir significativamente la emisión de gases de efecto invernadero

Agricultura y cambio climático

La agricultura supone el 11,6% de las emisiones estatales, mientras que sectores como el transporte suponen más del 26% y tienen un mayor potencial de reducción

La reducción del 12% estimada para el sector agrario en 2030 difiere con la tendencia creciente de los últimos años

La PAC contribuye a mitigar un total de 26,2 millones de toneladas de CO2eq anuales

Unión de Uniones afirma que los agricultores y ganaderos españoles están comprometidos por los acuerdos internacionales, asumidos por España y la mayoría de los países del mundo, de reducir sus emisiones de gases efecto invernadero (GEI) para combatir las consecuencias que traerá consigo el cambio climático y pide que se establezcan objetivos alcanzables para poder conseguirlo.

Tras analizar el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y revisar el inventario nacional de GEI, la organización ha constatado que la agricultura española ha incrementado un 9% sus emisiones respecto a 1990, por lo que no se puede obviar la dificultad a la que se enfrenta el sector.

Unión de Uniones considera que las proyecciones contempladas en el PNIEC sobre la posible reducción de emisiones en 2030 para la agricultura y la ganadería, estimadas en un 12% respecto a 1990, son excesivamente optimistas dado el nivel actual de emisiones del sector y las tendencias generales de consumo alimentario global. En este sentido, la FAO estima que va a aumentar un 50% para 2050 y la agricultura española tendrá un papel fundamental como productor y exportador mundial de productos agroalimentarios.

El aumento de las emisiones de la agricultura española está principalmente ligado a un aumento de su potencial productivo – las exportaciones han aumentado un 260% desde 1995 -, y no a unas malas prácticas agrarias. “Debería tenerse en cuenta que parte de los alimentos producidos aquí y que se comen en otros países dejan su huella de emisiones en España, pero si no se produjeran aquí lo harían en otro lugar con las mismas o mayores emisiones”, aclaran desde la organización.

Asimismo, el sector agrario español representa el 11,6% de las emisiones estatales, mientras que sectores como el transporte (26,1%), la producción de energía y calor (20,2%) y las industrias manufactureras y la construcción (12,8%) – todos ellos relacionados con el sector energético – representan un mayor peso dentro del volumen total emitido y disponen de un mayor potencial de reducción, como reconoce la propia Estrategia a largo plazo de la Unión Europea para 2050.

La organización lamenta que el PNIEC contemple reducciones limitadas para otros sectores – como el transporte (-2,5%) o los residuos (-1,8%), e incluso un aumento para las emisiones del sector residencial (+10,6%) – que, según su criterio, tienen mayor potencial de reducción.

El 40 % de la PAC va a ir destinado a combatir el cambio climático

Unión de Uniones insta a confiar en el sector agrario y en su capacidad para reducir su nivel de emisiones, pero siempre desde una perspectiva realista y teniendo en cuenta su papel clave como productor de alimentos de calidad y vertebrador del medio rural español.

Un reciente estudio de la Comisión Europea determinó que la PAC contribuye a mitigar un total de 26,2 millones de toneladas de CO2eq anuales (el 3% de las emisiones), lo que indica su contribución en la mitigación de emisiones.

Igualmente, según ha dado a conocer la Comisión Europea, el 40% de los fondos de la próxima PAC irán destinados a medidas de conservación del medio ambiente y el clima, lo que indica el compromiso de esta política comunitaria para combatir los efectos del cambio climático.

La agricultura y ganadería, un sector estratégico en la economía española

La organización quiere insistir también en que la agricultura en España, con 24 millones de hectáreas de superficie agraria y 15 millones de unidades de ganado mayor (UGM), tiene un papel clave en la producción de alimentos sanos, accesibles y de calidad para los consumidores españoles e internacionales y cumple una labor fundamental en la generación de empleo y desarrollo en las zonas rurales en la “España vaciada”. Asimismo, se trata de un sector estratégico para la economía española, dado que es el cuarto país en producción agraria a nivel europeo y octavo del mundo en nivel de exportaciones agroalimentarias.

Así, en relación a la descarbonización del sector agrario, la estrategia principal debe consistir, según la organización, en aprovechar la capacidad de la agricultura como sumidero de carbono y aumentar la eficiencia técnica de las producciones agrícolas y ganaderas en términos de emisiones. Para ello, es preciso implementar prácticas medioambientales que favorezcan el incremento del nivel de materia orgánica en el suelo y el uso eficiente de los recursos (p. ej., cubiertas vegetales, mejora de la fertilización), siempre apoyadas con suficientes recursos a través de la PAC para así minimizar los riesgos relacionados con su implementación y la pérdida de rentabilidad de las explotaciones.

Exportaciones e importaciones agroalimentnarias España

 

El Gobierno incrementa en 33,47 millones de euros el gasto en seguros agrarios durante el ejercicio 2019

Seguros agrarios

Con este incremento, el presupuesto previsto para seguros agrarios en 2019 asciende a 244,7 millones de euros

El Gobierno ha incrementado en 33,47 millones de euros el límite máximo de gasto previsto en el convenio suscrito entre la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) y la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (AGROSEGURO), para la ejecución de los Planes de Seguros Agrarios Combinados en el ejercicio 2019.

El Consejo de Ministros del pasado viernes ha autorizado la suscripción de una adenda al convenio firmado por ambas entidades el 10 de mayo de 2019, que tenía una dotación inicial de 211,26 millones de euros. De esta forma, el importe del crédito para la ejecución de los Planes de Seguros Agrarios Combinados en 2019 asciende a 244,7 millones de euros. Leer Más…

Los productores ecológicos denuncian que falta control sobre la liberación de transgénicos

Carles Mencos. Responsable del sector de Agricultura y Ganadería Ecológicas de Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos

Hasta hace poco, la industria biotecnológica y algunos titulares de obtenciones vegetales pretendían que las nuevas biotecnologías no se consideraran Organismos Modificados Genéticamente (OMG), también llamados transgénicos, para evitar las regulaciones que les afectan, tales como la trazabilidad en la cadena alimentaria, la verificación de que no existen riesgos para la biodiversidad y el medio ambiente y el etiquetado en la alimentación humana, para mantener el derecho de los consumidores a decidir sobre la propia alimentación (a pesar de que la ley no obliga a identificar la carne y los productos lácteos de ganado alimentado con variedades OMG). Su estrategia no ha tenido éxito porque la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo del 25 de julio del 2018 los considera OMG, y deben cumplir la misma regulación que los anteriores. Leer Más…

Reforma PAC: El nuevo Europarlamento reabrirá debates sobre el refuerzo ambiental de las propuestas

Unión de Uniones, en las reuniones mantenidas este lunes y martes con los eurodiputados españoles de la Comisión de Agricultura, ha reclamado que no se pierdan los objetivos fundacionales agrarios de la PAC en la posible reapertura de los debates sobre la Reforma

Se ha trasladado a los eurodiputados españoles la preocupación por un periodo transitorio preRefoma con presupuestos recortados

Unión de Uniones se ha reunido días 18 y 19 de noviembre con los eurodiputados españoles del Grupo Popular Europeo, Juan Ignacio Zoido; Progresistas Socialistas, Clara Aguilera y Conservadores y Reformista Mazaly Aguilar, de la Comisión de Agricultura, con objeto de testar en que situación deja el debate sobre la Reforma PAC la nueva configuración del Parlamento Europeo y sus pasos por las Comisiones de Agricultura y de Medio Ambiente. La organización ha pedido en las reuniones que se respeten en la reapertura de los debates los principios y objetivos de la PAC que contribuyen a preservar un modelo de agricultura responsable asegurando la mejora de la renta de los agricultores y ganaderos, particularmente los profesionales. El rechazo del Parlamento a una propuesta de aplicación de recortes presupuestarios en el período transitorio entre Reformas ha sido otra de las cuestiones reclamadas. Leer Más…

La sequía eleva la dependencia europea de proteína vegetal importada al 33%.

Unión de Uniones recoge los datos del último informe de la Comisión sobre el abastecimiento de proteína vegetal para la alimentación de ganado en la UE, correspondiente a la campaña, 2018/19, que registra una caída de la tasa de autoabastecimiento hasta el 77%.

El reciente informe publicado por la Comisión realiza un balance de la tasa de autoabastecimiento de las fuentes de proteína en los piensos de alimentación animal en la UE en la campaña 2018/2019. En base al mismo, mientras que la tasa de autoabastecimiento en la campaña anterior se encontraba en el 79%, una reducción en la disponibilidad de forrajes (que es la principal fuente de proteínas para alimentación animal en Europa, con un 42%), se ha traducido en una reducción en esta campaña de la tasa de autoabastecimiento hasta niveles del 77%. La Comisión achaca esta caída debido principalmente a la sequía de 2018.

Ello se ha producido, además, pese a la caída de las necesidades de abastecimiento como consecuencia de la disminución de la cabaña europea de vacuno y porcino; ya que en la campaña 17/18 el suministros que se necesitó fue de 86 millones de toneladas  de proteína vegetal, frente a los 83 de la 2018/19. E

Como ya se ha comentado, los forrajes (paja, heno, silo de maíz…) son la principal fuente de proteína para alimentación animal (42%) y para la cual la UE es completamente autosuficiente. Si bien son las materias primas que menor rendimiento en contenido en proteína presentan, sí son las materias primas que se producen en mayor cantidad en Europa, en torno a 1.242 millones de toneladas para la campaña 2018/2019, que en términos de proteína equivalen a 35 millones de toneladas.

La segunda fuente de proteínas en Europa son las tortas de cultivos (colza, soja y girasol principalmente), que representa el 26% de las fuentes de proteína en piensos en Europa. En territorios europeos la campaña anterior se produjo respectivamente 10,7; 1,1 y 3,9 millones de toneladas; con lo que se debieron importar para cada tipo de cultivo 1,7; 28,6 y 3,8 millones de toneladas. En cuanto a nivel de proteína de cada cultivo, la tasa de autoabastecimiento es del 79%, 3% y 52% respectivamente.

La tercera fuente de proteína son los cultivos herbáceos (cereales, oleaginosas y leguminosas), las oleaginosas aquí incluidas se diferencian del grupo anterior debido a que no se les ha extraído el aceite. Representan, en términos de proteína, el 23% de la total utilizada en la campaña 2018/2019 en Europa. Dentro de este grupo se produjeron para alimentación animal, 153,4 millones de toneladas, que en términos de proteína son 16,55 millones de toneladas.

Dentro de este grupo, de lo producido en Europa, los cereales produjeron el 93% de la proteína de este sector, mientras que oleaginosas y proteaginosas fueron el 7%. La cantidad producida en Europa la campaña pasada supuso un autoabastecimiento del 87% en términos de proteína.

Se necesitan más esfuerzos para fomentar la producción UE.

La Unión Europea ha introducido determinadas medidas en el pasado para aumentar la producción de proteína vegetal en la UE y, de hecho, existe un plan para ello del que hay hemos dado cuenta en nuestra web. La Comisión ha recordado a los Estados miembros que tienen a su disposición en la PAC mecanismos para impulsar estos cultivos, aplicándoles mayores beneficios por su papel ambiental y movilizando para las proteaginosas ayudas de desarrollo rural o ayudas asociadas a su producciones. Además, en los planes estratégicos de la futura PAC estas medidas pueden seguir estando disponibles en los Planes Estratégicos Nacionales e incluir también programas sectoriales específicos.

No obstante, en los últimos años, las medidas puestas en marcha no parecen haber alcanzado objetivo de reducir la dependencia de las importaciones de proteína vegetal, de hecho la producción de la UE, salvo un par de campañas excepcionalmente buenas, se mantiene desde la 2011/12 bastante estable en los 65 millones de toneladas de proteína; y la tasa de autoabastecimiento hace lo propio en el entorno del 80%.

 

España, responsable de su propia PAC

Reforma de la PAC

Jose Manuel de las Heras
Coordinador Estatal de Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos

Con la futura Política Agraria Común (PAC) se va a acabar la excusa preferida de nuestros ministros y consejeros de agricultura ante las reivindicaciones del campo: “Bruselas no nos deja”. La nueva (e inteligente) propuesta de la Comisión Europea para reformar esta política comunitaria se sustenta sobre el principio de “sírvase usted mismo”.

La idea es que, dentro de un marco amplio, cada país elabore su propio Plan Estratégico para abordar objetivos comunes como mejorar las rentas agrarias o favorecer una agricultura sostenible, pero haciéndolo desde su propio diagnóstico y poniendo el acento en aquellas medidas que considere más convenientes para conseguirlos.

Una vez presentados y aprobados esos planes, cómodamente, los funcionarios de la Comisión se limitarán a comprobar su avance y validar su cumplimiento, o en caso contrario, propondrán que le sean presentadas correcciones para la consecución de sus objetivos marcados.

Ventajas e inconvenientes del nuevo sistema

Es muy probable que acabemos teniendo 28 (o 27) maneras de entender la PAC – tantas como Estados miembro haya en la UE -, lo que va a conducir a una política, en teoría, más adaptada a cada territorio pero cada vez menos Común. Con ello se dará lugar, en mucha mayor medida que en el momento actual, a que tanto la actividad agraria como la figura de agricultor o ganadero se asocie a actividades y personas con muy diferente vinculación al territorio, lo que podría traer complicaciones y competencia desleal entre los profesionales agrarios europeos.

Como importante ventaja cabe destacar que podremos decidir a nivel estatal, dentro de un orden, las medidas que consideremos más adecuadas para mejorar la renta de nuestros agricultores y ganaderos, mejorar el funcionamiento de la Cadena Alimentaria, rejuvenecer el sector o implementar medidas más medioambientales en favor del clima, así como incorporar políticas de género que favorezcan la incorporación de la mujer al medio rural y a los puestos de dirección de cooperativas y empresas agrarias.

Definir modelos y presupuesto

Con la llegada del nuevo gobierno deberá impulsarse y concretarse de forma definitoria el Plan Estratégico de la PAC para España. Hay que pasar ya de “las musas al teatro” y definir de verdad asuntos clave como el presupuesto que está dispuesto a aportar nuestro país, el modelo de agricultura y ganadería que se va a defender o que se va a entender como agricultor genuino. Desde el campo agradeceríamos dejar de oír generalidades y algo menos de autobombo injustificado de nuestros políticos sobre la defensa de una “PAC Fuerte y sin más obligaciones”, cuando lo que real o electoralmente quieren decir a los perceptores actuales agricultores es “tranquilos, que todos recibiréis más dinero de Bruselas para vuestro bolsillo”, cuando saben que eso, en realidad, no será en ningún caso posible.

Quizá no esté de más puntualizar en este sentido que, si bien el marco financiero plurianual no está aún aprobado por los jefes de estado y de gobierno, se pretende poner en marcha un plan de transición partiendo de un gasto previsible en 2021 inferior respecto al previsto para 2020. Concretamente, se contempla una reducción del 15% en los fondos de desarrollo rural y un 4% en la partida de los pagos directos. Sin duda, esto es un mal principio para la nueva PAC.

Estar dispuesto a aportar más como país al presupuesto europeo contribuiría a una PAC más fuerte y facilitaría mayores retornos de recursos hacia el estado español, pero no necesariamente los garantiza. En este horizonte de recorte presupuestario es entendible que muchos países del Este europeo, incorporados más tarde a la UE y con unas ayudas por agricultor y por hectárea muy inferiores a la media, reclamen un mayor reequilibrio de los presupuestos procedentes de países como Francia o España, principales beneficiarios de la PAC.

En este sentido, los indicadores fijados por Bruselas para valorar los avances relativos a mejorar las rentas de los agricultores – principal justificación para conceder ayudas por parte de Europa – tienen fundamentalmente en cuenta los datos macroeconómicos de la denominada renta agraria que cada uno de los países viene comunicando a los servicios estadísticos europeos.

Creo que fue Winston Churchill quien dijo una vez que en la vida “existen las verdades, las mentiras y las estadísticas”. Me temo que el excesivo triunfalismo y la contabilidad creativa de la que viene haciendo gala nuestro amado Ministerio, situándonos a la cabeza de la renta agraria europea para uso y disfrute de los distintos ministros en ruedas de prensa y campañas electorales, puede pasarnos una importante factura. La reflexión es obvia: si en España estamos tan bien como dicen esas cifras oficiales ¿para qué necesitamos tanto presupuesto?

A diferencia de las siempre positivas cifras del Ministerio de agricultura, la Agencia Tributaria, que sabe lo que ganamos cada uno -y cuando no se lo cree nos investiga-, es tozuda en decirnos que los ciudadanos que viven solo o fundamentalmente de la agricultura y la ganadería obtienen ingresos que están en un 30% por debajo de la media del país. Sin embargo, este no es el dato que se usa de partida en esos indicadores propuestos por la Comisión. Esperemos al menos que si lo sean en la propuesta de nuestro país (de lo contrario, mal vamos). Por cierto, difícilmente se podría culpar a la Comisión Europea porque se crea los datos macroeconómicos que el estado español le ha venido proporcionando en relación con la Renta Agraria.

En la PAC no todo es “el presupuesto”, ni mucho menos

Por más que los Consejeros de las CCAA y los ministros se empeñen en justificar su gestión respecto a la PAC en los millones obtenidos para su Comunidad tras las reformas, a nuestro juicio es preciso hablar mucho más de quién recibe los recursos, por qué lo hace y cómo se reparten éstos entre los beneficiarios.

¿Seguirán cobrando las ayudas en España 200.000 agricultores de sofá o personas cuya actividad agraria e ingresos de la misma son inexistentes o poco relevantes o se concentrarán básicamente en los profesionales como pide la Unión de Uniones? ¿Habrá un reparto más justo entre los distintos cultivos y producciones y, sobre todo, a las personas con menores rentas? ¿Apoyaremos con recursos suficientes las producciones extensivas por su importante labor medioambiental o seguirán financiándose con dinero públicos sistemas intensivos de regadío que podrían firmar la sentencia de muerte de la agricultura más medioambiental?

El Ministerio ya está manos a la obra y nosotros también, pero hay que empezar a mojarse y a definir de una forma mucho más clara respecto de lo que realmente se quiere y de cómo se va a conseguir.

En el caso de la cadena alimentaria, por ejemplo, ha llegado la hora de definir qué se entiende por posición de dominio dentro de la cadena. Si en el sector eléctrico se define como el 10% de la cuota de mercado, ¿cómo en un sector tan estratégico como la alimentación no existe tal definición? De seguir así, en el periodo de la futura PAC la industria y la distribución, cada vez en menos manos y más poderosas, seguirán apretando las tuercas a los productores para que las ayudas acaben en los bolsillos de los accionistas de grandes grupos empresariales, como ya ocurre en buena medida ahora.

Asimismo, es preciso defender un presupuesto justo para la España rural en el marco de las negociaciones europeas – el presupuesto PAC estatal supera los 6.000 M€, lo que se traduce en casi un millón de euros por cada pueblo, lo que tiene una importancia indudable -, así como defender unos precios justos para nuestros agricultores que les permitan seguir contribuyendo al desarrollo socioeconómico y medioambiental del medio rural.

En fin, estamos en un momento crucial para definir y decidir como país las medidas que consideremos más adecuadas para alcanzar nuestros objetivos a nivel agroalimentario durante los próximos siete años. Esta vez, Bruselas sí nos deja. ¿Sabremos hacerlo?

El Ministerio recuerda su posición de que la PAC futura debe mantener la misma financiación que en 2014-2020

Reforma PAC

Ayer 12 de noviembre se reunió en el MAPA el Consejo Consultivo de Política Agrícola con presencia de las Comunidades Autónomas. En el comunicado de prensa posterior el Ministerio se centra sobre todo en explicar que los recortes contenidos en la propuesta de reglamentos de transición de la PAC para 2021 no son definitivos y en reafirmar su posición de que la Futura PAC cuente con los mismos recursos que la vigente.

Ante el retraso previsto, al menos hasta 2022, de la entrada en vigor de la futura PAC, la Comisión ha propuesto dos reglamentos, para dar una seguridad jurídica a la Política Agrícola Común (PAC) entre la fecha del 31 de diciembre de 2020, en la que finaliza el marco financiero 2014-2020 y la fecha en la que se pongan en marcha los nuevos planes estratégicos nacionales de la PAC post 2020.

Estas propuestas preparan el terreno legal para que en 2021 se puedan aplicar las mismas reglas de la PAC que en la actualidad. No obstante, la propuesta que la Comisión presenta se rige por el dictado de “mismas reglas, nuevos presupuestos”. Esto quiere decir que se aplicarán las normas PAC que funcionan en la actualidad; pero con los presupuestos de la PAC futura.

Por ese motivo, en la propuesta de reglamento de transición, la Comisión incluye en un anexo la tabla de asignaciones nacionales de pagos directos y desarrollo rural y, también para el PASVE. Dichas asignaciones nacionales se corresponden con las propuestas de la Comisión de Marco Financiero Plurianual 2021-2017, sobre el que todavía no hay acuerdo, pero que contempla recortes importantes (para España, -3,7 % en los pagos directos y -15,3 % para el desarrollo rural, respecto a las cantidades de 2020), como explicábamos hace unos días en esta misma web.

Y así es como están las cosas, ni más, ni menos. Leer Más…

La propuesta de recortar la PAC 2021 va al Consejo de Agricultura UE el próximo lunes: ¿Que dirá España?

Entre los puntos destacados del Consejo de Agricultura y Pesca del próximo 18 de noviembre de 2019, se tratará nuevamente la Reforma de la PAC, centrando el debate en esta ocasión sobre los aspectos ambientales y climáticos del paquete; pero también se abordará el Reglamento sobre normas transitorias de la PAC. La Comisión presentará a los Ministros sus propuestas de normas de transición de la PAC y éstos tendrán que ofrecer sus puntos de vista sobre las normas propuestas.

Recordamos que este reglamento de transitoriedad, lo que haría, en esencia es dar continuidad a la PAC durante 2021, hasta que la reforma esté lista, manteniendo las reglas de la PAC vigente, pero con el presupuesto de la PAC reformada (aún en situación de propuesta, puesto que el Marco Financiero Plurianual no se ha aprobado).

Ello implicaría, como ya hicimos público hace unos días, sustanciales recortes sobre las asignaciones de 2020, que en el caso de España alcanzarían casi un 4% en los pagos directos y más de un 15% en los fondos de desarrollo rural; por lo que Unión de Uniones reclamó públicamente un rechazo de plano a la propuesta de la Comisión por parte de nuestra representación en el Consejo.

Debe haber más recursos y sanciones más contundentes para controlar las malas prácticas en la cadena alimentaria

En el caso de las industrias, la multa media estaría por debajo o en el entorno de los 3.000 euros

 “Hay empresas que se saltan la normativa porque la sanción es un riesgo perfectamente asumible”

 Unión de Uniones está de acuerdo con las organizaciones de consumidores en que no se debe bajar la guardia

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos se ha hecho eco del informe elaborado por la Organización Europea de Consumidores y distribuido a nivel estatal por la OCU en el que se revela cómo se han recortado en la UE los presupuestos y recursos dedicados a las inspecciones alimentarias. La reducción en España habría sido del 8,6% entre 2009 y 2017, inferior a la que se habría producido en otros países.

La organización insiste en que estos controles son clave para garantizar la seguridad alimentaria de los consumidores europeos y evitar así que se den casos como el de las importaciones de cítricos con plagas procedentes de Sudáfrica denunciado por la Unió de Llauradors. “En ésta, como en otras muchas cuestiones” –aseguran- “agricultores y ganaderos debemos tener una total complicidad con los consumidores”, porque, razonan, es la mejor forma de que se valoren los enormes esfuerzos que realizan los productores españoles para proveer a los consumidores de excelentes productos en términos de calidad, sanidad y bienestar animal.

No obstante, para que ello suceda la organización agraria considera que debe engrasarse la cadena alimentaria para que ese valor se traslade al precio en origen y para eso son fundamentales también los controles de la AICA. Leer Más…

El Gobierno aprueba el 41º Plan de Seguros Agrarios Combinados para 2020

El presupuesto total para la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) se mantendrá en los 216,43 millones de euros, de los cuales, 211,27 millones se destinarán a subvencionar las primas del seguro

De acuerdo con las últimas estimaciones, el importe de las indemnizaciones en los nueve primeros meses de 2019 supera ya los 558 millones de euros, básicamente derivados de la sequía en cereales, con unos 100 millones de euros, y de los efectos de la DANA, con más de 90 millones de euros, según el ministro

El, Consejo de Ministros ha aprobado este sábado el 41º Plan de Seguros Agrarios Combinados, que contempla las líneas de seguros cuyo periodo de suscripción se inicia a lo largo del año 2020, junto con los porcentajes de subvención establecidos para cada una de ellas, en función de la modalidad de aseguramiento elegida.

El objetivo perseguido, según declaraciones del Ministro Planas, es el establecimiento de criterios de asignación de subvenciones optimizando los recursos y facilitando su aplicación, gestión y control, así como el avance en el desarrollo del sistema de seguros agrarios, para proporcionar a los productores agrarios una herramienta de gestión de riesgos a un coste asequible.

Dado que el ejercicio 2020 se iniciará con Presupuestos Generales del Estado nuevamente prorrogados, el presupuesto total para la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) se mantendrá en los 216,43 millones de euros, de los cuales, 211,27 millones se destinarán a subvencionar las primas del seguro.

En la actualidad, la práctica totalidad de las producciones agrarias están garantizadas frente a los principales riesgos no controlables por los productores y el 70 % los titulares de explotaciones que contratan un seguro agrario en una campaña, lo renuevan a la siguiente, según se ha señalado desde el Ministerio.

Estudios sobre nuevas coberturas

El Plan 41 prevé realizar una serie de estudios en el 2020 con vista a la incorporación de nuevas coberturas en futuros Planes de Seguros, destacando:

  • el estudio para la mejora de la garantía de plantación en el seguro para las explotaciones olivareras,
  • el estudio de la cobertura de daños por sequía en el cultivo de la alfalfa,
  • el estudio de la viabilidad de un seguro de rendimientos para el cultivo de avellano.
  • estudiar la viabilidad de un seguro colectivo para el cultivo de aguacate en las Islas Canarias.
  • la posibilidad de incluir nuevas especies y sistemas de producción en las líneas de seguros de acuicultura marina y continental
  • estudio de garantía de retirada y destrucción de animales muertos en explotación para altas mortalidades en explotaciones avícolas que gestionan sus subproductos a través de incineradoras,
  • estudiar la modificación del seguro de explotación de ganadero vacuno de cebo.

Solvencia del Sistema.

El Sistema de Seguros Agrarios tenido que dar respuesta a la elevada siniestralidad de los tres últimos años. En 2017 y 2018 las indemnizaciones superaron los 700 millones de euros. En el actual año 2019, de acuerdo con las últimas estimaciones, durante los nueve primeros meses el importe de las indemnizaciones supera ya los 558 millones de euros. “Básicamente derivados por la sequía en cereales, con unos 100 millones euros”, según el ministro, así como por los daños ocasionados por la DANA, con más 90 millones euros.

Como ha sucedido en los dos últimos años, en caso de ser necesario, el Consorcio de Compensación de Seguros compensará el exceso de siniestralidad, otorgando estabilidad y solvencia económica al sistema.