Vendimia: los controles en Castilla-La Mancha se centran en viñas con más de 18.000 y 20.000 Kg/Ha para tintas y blancas, respectivamente

Limitación rendimientos uva vinificación

La Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha ha decidido ampliar el foco de controles que implantó en agosto de 2018 a las explotaciones vitícolas que incluyan parcelas con rendimientos más altos, para abarcar todas aquellas de uvas tintas que produzcan más de 18.000 kg./Ha., y las blancas de más de 20.000 kg./Ha. Así lo dispone la Orden 110/2020, de 3 de agosto publicada en el diario oficial de la región que, a su vez, modifica la publicada hace dos años y de la que informó en su momento Unión de Uniones de Castilla-La Mancha.

La norma se limita a establecer esos nuevos límites, reduciendo sensiblemente los que estaban en vigor anteriormente y que eran de 20.000 kilos para las tintas y 25.000 para las blancas; además de modificar el modelo del impreso declaración de cosecha. Los impresos se pueden descargar de la plataforma telemática habilitada por la Consejería de Agricultura, a través de la cual también se puede presentar la declaración.

Los nuevos topes se ajustan a los aprobados por el Real Decreto 557/2020, del Ministerio de Agricultura, que establece que las uvas que procedan de parcelas con rendimientos superiores a los 18.000 kg/ha para uva tinta y 20.000 kg/ha para uva blanca, no podrán destinarse ya, a partir de esta campaña, a elaborar vino y sólo podrán ir mosto, vinagre o a la destilación para alcohol de uso de boca, usos industriales y energéticos.

Se trata por lo tanto de que la Comunidad Autónoma esté facultada para realizar los controles que persiguen que se respete dicha imposición.

Las penalizaciones por incumplir ésta y otras obligaciones contempladas en la regulación del potencial vitícola , son las que se fijan en la Ley 24/2003, de 10 de julio, de la Viña y del Vino y, por ejemplo, por las inexactitudes en las declaraciones, en función de su magnitud y gravedad, las sanciones pueden ir desde apercibimiento hasta multas que pueden llegar a los 30.000 euros.

Además, las explotaciones vitícolas con parcelas que excedan de los límites establecidos, tendrán muchas más probabilidades de ser inspeccionadas a efectos del cumplimiento de normas de condicionalidad de las ayudas PAC. Estas inspecciones ya no se limitarán estrictamente a lo que tenga que ver con el viñedo, sino que se pueden comprobar muchos otros puntos de la explotación (derechos de riego, estado de la maquinaria, llevanza y registros de fitosanitarios y fertilización… ). En caso de que se comprueben incumplimientos, pueden acarrear recortes sobre los pagos directos de la PAC que pueden ir del 1% al 5 % en los casos más leves, o llegar al 15 %, al 20 % o incluso al 100 % si se constata que existe persistencia y las consecuencias del incumplimiento son graves y tienen mayor alcance.

Las de regadío en el punto de mira.

Para situar la medida en contexto, hay que ver cuáles son los rendimientos medios de uva en nuestra región. Y, más que diferenciar entre uvas blancas y tintas, quizás la mejor manera de hacerlo sea diferenciar entre viñas de secano y de regadío, porque los rendimientos de las segundas casi triplican a los obtenidos con las primeras.

Si se obtienen de las estadísticas oficiales del Ministerio los datos de rendimientos de los últimos años en Castilla-La Mancha (entre 2010 y 2019), la media de rendimiento de las viñas de secano no ha llegado a 4.900 kg./Ha. de uva; mientras que en las de regadío, ha estado por debajo de los 14.500 kg./Ha. Esto quiere decir que el viñedo de secano, que sigue siendo el 65% de la superficie de viñedo de la región, en la práctica va a quedar fuera de la norma, porque muy difícilmente va a haber parcelas que alcancen los topes de establecidos.

Unión de Uniones de Castilla-La Mancha considera que será la parte más productiva del viñedo de regadío la que podría verse afectada por los controles y, también, por la prohibición de destinar la uva producida a vino. No obstante, teniendo en cuenta que la media queda bastante por debajo de los topes fijados resulta difícil cuantificar que porcentaje de nuestro viñedo (y de nuestros viticultores) podrían quedar en el ámbito de aplicación de estas medidas. Si parece claro que, hasta ahora, son muchas más las viñas que quedan por debajo de los máximos que las que los sobrepasan y que, además, habrá que ver si, ya conocida esta nueva limitación, no se toman por parte de los titulares de las explotaciones medidas (del tipo que sean) para recortar sus producciones y no sobrepasar la frontera de los 18.000 y 20.000 kg./Ha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: