Las Regiones Europeas quieren ayudas PAC ligadas al empleo de las explotaciones

Reforma de la PAC

El pasado día 12 de julio tanto el Comité Europeo de las Regiones (CDR) como la Asamblea de las Regiones Europeas Vitícolas (AREV) coincidieron en aprobar sendas resoluciones en relación a la PAC 2020. Ambas entidades son consultadas por las instituciones comunitarias en la toma de decisiones, aunque sus opiniones no son vinculantes.

La resolución de la AREV, bajo la presidencia ahora del Presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha Emiliano García Page, es mucho menos elaborada que la del CDR. En el caso de las regiones vitícolas prácticamente se limitan a pedir que se mantengan las reglas de mercado del sector y los planes de apoyo, que se cree un Observatorio Europeo (similar al que funciona en el sector lácteo y se ha presentado también para vacuno y cereales), que se estudien las herramientas de gestión de riesgos y seguros de cosecha (más necesarios por motivo del cambio climático) y se dedique más recursos a investigar sobre las enfermedades del viñedo y luchar contra ellas.

La resolución del Comité Europeo de las Regiones está sin embargo mucho más trabajada. Para empezar realiza previamente un diagnóstico bastante atinado de las necesidades y objetivos que debe cubrir la PAC futura:

  • Mantener un sector estratégico para la economía, el empleo y el territorio de la UE.
  • Retribuir adecuadamente a los agricultores.
  • Reforzar las regiones sin caer en una renacionalización.
  • Asumir valores medioambientales, de calidad, de bienestar animal.
  • Impulsar la renovación generacional.
  • Frenar la desaparición de explotaciones (20% menos entre 2007 y 2013).
  • Redistribuir mejor la ayuda pública.
  • Luchar contra las prácticas comerciales desleales.
  • Precaución los seguros de rentas (beneficiarían en mayor medida a las compañías de seguros, son caros para la PAC y no contrarrestan la volatilidad de los precios).
  • Prudencia con las importaciones de productos a precios inferiores a los costes de producción europeos que reducen la capacidad productiva de la UE.
  • Contribuir a conservar la biodiversidad, el entorno y luchar contra el cambio climático.

Estas cuestiones y otras que también se recogen en la resolución dan pie al CDR para hacer una serie de recomendaciones políticas. Entre las más destacables están:

  • Centrar los esfuerzos en: agricultura sostenible y prospera, seguridad alimentaria, buena alimentación procedente de regiones cercanas a los habitantes, renta justa y estable a los agricultores, renovación de explotaciones, estabilización de economías agrícolas de terceros países, métodos agrícolas protectores (de la salud, del medioambiente, del clima, de los animales…), mejor reparto de los fondos públicos (acelerando convergencia de pago entre países).
  • Simplificación.
  • Evaluación de los resultados de la PAC en términos de consecución de los objetivos del Tratado.
  • Proteger la capacidad de producción europea de las importaciones a costes de producción inferiores a los nuestros y sustituir los acuerdos bilaterales de libre comercio por acuerdos de cooperación.
  • Revisar el derecho europeo en materia de competencia para una distribución justa del valor añadido de la cadena y de adjudicación de contratos públicos para favorecer los mercados locales.
  • Pasar de los pagos por hectárea a los pagos por hectárea limitados y modulados por activos agrícola (agricultor o asalariado) de las explotaciones, fomentando (se sobreentiende que con importes de pago específicos estilo pago verde) las zonas desfavorecidas, las primeras hectáreas, los jóvenes, los métodos de producción más medioambientales y la agricultura ecológica.
  • Además en el pago verde sustituiría la actual diversificación por la rotación de cultivos con leguminosas para disminuir la dependencia europea de proteína e introduciría un instrumento (no dice cual la resolución) contra el cambio  climático
  • Introducir el respeto a normas sociales estatales (derechos de los trabajadores) en la condicionalidad de las ayudas.

Las recomendaciones menos novedosas están en el apartado rural, en donde se viene a hacer tanto una revisión de los objetivos tradicionales de esta política (innovación, adaptación a los mercados, iniciativas locales, formación, gestión de riesgos, asociacionismo, superar la fractura digital, turismo rural, infraestructura, energías renovables…) como un recordatorio de la necesidad de un marco estratégico común para los fondos estructurales y su acercamiento. Quizás lo más llamativo sea la sugerencia de que en las zonas periurbanas el segundo pilar de la PAC financie a empresarios no agrarios actividades de producción local de alimentos, energía y turismo rural.

Conclusiones

En resumen, de la lectura de la recomendación de la AREV viene a desprenderse como conclusión que no se toque mucho en la próxima reforma de la PAC la parte de OCM vitivinícola y en cuanto al CDR, que aunque expone muchos lugares  comunes pone quizás un poco más el acento que otras voces en los temas de garantía  de rentas, estabilización de precios y mercados y protección del potencial productivo europeo y algo menos en las cuestiones medioambientales, introduciendo como fórmula de apoyo directo a las rentas una ayuda por hectárea pero dependiente de los activos de la explotación (con tramos específicos para determinados tipos de agricultura o agricultores) y condicionándola también (sería la primera vez que esto se hiciera) al respeto de las normas laborales.

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: