Unión de Uniones de Castilla-La Mancha: la futura composición del Consejo Asesor es una cacicada del Consejero de Agricultura

La organización pide a los agricultores y ganaderos que “tomen nota” de quien nombra a sus supuestos representantes y no se sorprendan del silencio permanente de determinadas OPAS ante los problemas del sector.  

Unión de Uniones de Castilla-La Mancha considera una cacicada la composición futura del Consejo Asesor Agrario de Castilla-La Mancha. La Consejería dejaría fuera a Unión de Uniones de este órgano consultivo, argumentando que no se han hecho en la región las elecciones al campo, unas elecciones cuya responsabilidad de convocatoria recae en el propio Consejero de Agricultura.

El Consejo Asesor Agrario, cuyo nuevo Decreto de funcionamiento se aprobó por el Gobierno autonómico este pasado día 11 de septiembre, es un órgano consultivo donde se discuten las cuestiones que afectan directamente a los agricultores y ganaderos: Reforma de la PAC, Plan de Desarrollo Rural, Presupuestos de Agricultura, política de regadíos, sanidad animal y vegetal, seguros agrarios y todo aquello que configura la política agraria del departamento. Por eso Unión de Uniones considera fundamental que sean los agricultores y ganaderos quienes elijan a las organizaciones que hablan en su nombre en dicho órgano. Sin embargo, en la futura composición del Consejo Asesor, es el Consejero de Agricultura quien elige a los representantes del sector agrario, lo que Unión de Uniones de Castilla-La Mancha califica como de auténtica cacicada. La organización considera además que debería hacerse un Consejo mucho más abierto, con presencia también de otros sectores, como los consumidores, con los que el sector agrario debe ir de la mano.

En respuesta a la carta remitida a Martínez Arroyo a primeros de junio pasado solicitando la incorporación de Unión de Uniones de Castilla-La Mancha al Consejo Asesor Agrario, el miércoles 12 de septiembre se ha respondido a la organización desde la Secretaría General Técnica indicando que al no haberse producido elecciones en el campo de Castilla-La Mancha, la Consejería reproduce el esquema de representatividad nacional, lo que no hace sino reproducir idéntico déficit democrático que en el Ministerio de Agricultura.

Unión de Uniones considera que la Consejería de Agricultura simplemente se justifica para mantener el actual modelo de interlocución institucional que le resulta muy cómodo, porque es el Consejero quien elige a dedo y subvenciona a las organizaciones que se arrogan la representación de los agricultores y ganaderos, explicándose así el silencio de algunas organizaciones ante las problemáticas del sector agrario de la región.

Ante la decisión y el argumento que esgrime la Consejería de Agricultura, Unión de Uniones de Castilla-La Mancha manifiesta lo siguiente:

Primero: Si las elecciones no ha llegado hasta el campo castellano-manchego es porque, en 36 años de gobierno autonómico, 32 de ellos en manos del PSOE y 4 en manos del PP, ningún Consejero o Consejera las ha querido convocar. En otras Comunidades Autónomas, sin embargo, los agricultores y ganaderos pueden elegir cual organización quieren que les representen. La Consejería se justifica en el propio abandono de sus funciones y sus competencias.

Segundo: En las Comunidades Autónomas en donde se han celebrado elecciones, que han concitado el voto de un tercio de los profesionales agrarios de toda España (muestra bastante representativa), Unión de Uniones ha sido la segunda organización más votada, a muy corta distancia de la primera y con mucho mayor apoyo que las que ocupan el tercer y cuarto puesto. Si la Consejería quiere una referencia objetiva de la representatividad, la democracia y las urnas son la mejor.

Tercero: Acudir a la representatividad nacional para justificar la representatividad es un silogismo torticero, porque:

  • Hay una clara vulneración por parte del Ministerio de Agricultura, del espíritu de la Ley 12/2014, tanto del actual del PSOE que no lleva al campo la prometida regeneración democrática, como del anterior del PP que aprobó la Ley para no cumplirla. Después de cuatro años de entrada en vigor de la Ley no se ha convocado la consulta nacional que estaba prevista en la misma. La falta de democracia a nivel estatal se la toma como excusa la Consejería para su falta de democracia a nivel regional.
  • En ausencia de esa consulta, el Ministerio decide hasta ahora cuales son las organizaciones más representativas basándose en unos certificados de representatividad que extienden las CCAA. En el caso concreto de Castilla-La Mancha los certificados, de finales de 2012, se extienden por la Consejería discrecionalmente a quien considera más representativas por no haber convocado elecciones. La Consejería usa a sabiendas un pretexto viciado, según el cual son representativas para la Consejería quienes dice el Ministerio y para el Ministerio lo son quienes dice la Consejería. Todo menos que lo digan los agricultores y ganaderos en las urnas.
  • El escenario de representatividad regional que quiere el Consejero es un “chiringuito”, tal y como calificó el ExMinistro Arias Cañete el actual escenario de representatividad nacional que el Consejero de Agricultura reproduce en Castilla-La Mancha. Se trata, por otra parte, de un escenario democráticamente tan deficiente que ha sido objeto a lo largo del año pasado y lo que va de éste de un recordatorio de obligaciones al Gobierno por parte de la Oficina del Defensor del Pueblo y de varias preguntas e interpelaciones al Gobierno y hasta dos proposiciones no de Ley en las Cortes, para proceder a su revisión; cuestión el que Gobierno se estaría planteando según reconoce en respuesta a esas iniciativas.

Cuarto: Unión de Uniones de Castilla-La Mancha, critica igualmente la opacidad con la que la Consejería de Agricultura ha actuado en la elaboración de nuevo Decreto de funcionamiento del Consejo Asesor Agrario, que no sido sometido a los trámites de consulta, audiencia e información pública, alegándose que se trata de una norma organizativa de la Administración. En su escrito de junio, la organización solicitaba conocer el texto del borrador al ser parte directamente implicada como organización profesional agraria legalmente constituida y registrada al amparo de la Ley en marzo de 2009 y cuyos intereses legítimos y los de sus asociados podían verse afectados por la norma. La Consejería no respondió a esta petición.

Por todas las razones apuntadas, Unión de Uniones considera que la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, con la composición del Consejo Asesor Agrario decidida, lo que está haciendo es escamoteando a los agricultores y ganaderos de la región el derecho a elegir a sus representantes.

Unión de Uniones de Castilla-La Mancha está embarcada en la campaña #DemocraciaEnElCampoYA junto con el resto de organizaciones territoriales que forman parte de Unión de Uniones en el estado español y no cejará hasta conseguir que en toda España se garantice el derecho de los agricultores y ganaderos a elegir a las organizaciones que quieren que hablen en su nombre cuando se discuten en las mesas la Reforma de la PAC, el Plan de Desarrollo Rural, la Sanidad Animal, los Seguros Agrarios y el resto de cuestiones que atañen directamente a su profesión.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: