Francia tramita una Ley para proteger mejor la remuneración de agricultores y ganaderos… ¡que envidia!

Reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria

Unión de Uniones resalta la ambición de Francia en la reforma de su ley de la cadena alimentaria frente a la del Gobierno español. El país vecino sigue avanzado en regulación de contratos, precios de las materias primas agrícolas, etiquetado de origen y regulación de las promociones. Mientras, el Ministerio de Agricultura español intenta bloquear nuevos avances en la Ley de la Cadena, a través del Grupo Socialista, durante su tramitación en el Congreso

En coincidencia con la tramitación parlamentaria en España de la revisión de la Ley de la Cadena, Unión de Uniones ha analizado el proyecto de ley presentado este mes de abril en la Asamblea Francesa para modificar su Ley EGALIM de equilibrio de las relaciones comerciales agroalimentarias y constata y critica la gran diferencia que existe entre la posición inmovilista del Gobierno español y la voluntad de ir más allá del Gobierno francés para proteger la remuneración de los agricultores.

La organización agraria Unión de Uniones se hace eco de que este mes de abril el diputado Besson-Moreau ha impulsado en la Asamblea Nacional un proyecto  -“Visant à proteger la rémunération des agriculteurs” – para modificar la Ley EGALIM a partir del informe realizado de evaluación de la norma y, sobre todo, de las propuestas de mejora contenidas en el estudio encargado por los ministerios galos de Agricultura y de Economía. Estas recomendaciones y propuestas fueron bien recibidas por Gobierno francés y se han trasladado en buena parte al proyecto de Ley que se debatirá en los próximos meses, con vistas a su entrada en vigor en los dos primeros meses del próximo año.

Así, según ha podido analizar Unión de Uniones, el proyecto francés propone hacer obligatorios los contratos plurianuales por tres años, entre el productor y el primer comprador, con precios referidos a los indicadores que ya son obligatorios en la vigente ley. También establecería que en los acuerdos de una negociación comercial entre un proveedor de productos alimenticios y su comprador debe incluirse información sobre el precio de la materia prima agrícola de la composición y su carácter no negociable.

De la misma forma, un sistema más garantista para la mediación en la resolución de conflictos y el que la publicidad de las operaciones promocionales quede supeditada a la autorización de la autoridad competente, complementan el proyecto de Ley, junto con el etiquetado obligatorio de origen para productos agrarios y alimentarios cuyas propiedades estén ligadas a su procedencia, por una cuestión de “patriotismo agrícola”.

Para Unión de Uniones es frustrante la gran diferencia entre la ambición francesa para regular su cadena alimentaria y la resistencia del gobierno español a ir más allá en el actual proceso de reforma de la Ley española.

El Ministerio de Agricultura quiere sacudirse la responsabilidad

“Tanto el Ministerio, como el Grupo Socialista en el Congreso, están siendo impermeables a las propuestas de enmienda a la Ley que se han presentado por la organización, pero también por el resto de fuerzas políticas, incluido su partido socio en el Gobierno.”, señalan desde Unión de Uniones.  “No quieren introducir índices oficiales de costes de producción, ni la definición de posición de dominio o de dependencia económica y también rechazan incluir en la ley la reventa a pérdidas”, añaden.

En este punto Unión de Uniones apunta que los informes de evaluación de la EGALIM señalan, precisamente, la fijación de un umbral de reventa a pérdidas del 10% ha generado un valor añadido adicional en la cadena de 550 millones de euros, sin efectos negativos sobre la inflación de la alimentación.

Unión de Uniones observa que el Ministerio tiene el objetivo, transmitido por vía directa al Grupo Socialista, de que la ley pase por el Congreso como la vez anterior -en el trámite del Real Decreto Ley 5/2020- tocando lo menos posible “o peor, modificándola en lo necesario para poder sacudirse la responsabilidad de tener que hacer cumplir que a los agricultores y ganaderos se nos pague al menos conforme a los costes de producción”, temen desde Unión de Uniones.

La organización agraria critica la cerrazón del Ministerio y el partido que sustenta mayoritariamente el gobierno en todo aquello que no sea la transposición de la Directiva Europea de Prácticas Desleales: “y encima lo van a hacer tarde y puede que hasta mal y si es así, habrá que dar cuenta de ello a la Comisión, a ver qué opina”.  

Unión de Uniones, insta a los Grupos Parlamentarios en el Congreso a que sigan el ejemplo francés y acometan una verdadera reforma de la Ley que permita avanzar realmente en el objetivo de fortalecer al sector productor y de un reparto equilibrado del valor añadido generado en la cadena.

En la foto: Luis PLANAS PUCHADES, Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación de España y Julien DENORMANDIE, Ministro de Agricultura y Alimentación de Francia

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: