Archivo | cadena alimentaria RSS for this section

Unión de Uniones de Castilla-La Mancha ha pedido que Competencia actúe de oficio en el precio de la uva

“Lo de esta vendimia no se puede volver a repetir”

Unión de Uniones de Castilla-La Mancha ha reclamado este pasado viernes a Gema Hernández, Directora General de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), medidas para que no se vuelva a repetir lo que ha sucedido este año en el arranque de vendimia en cuanto a la opacidad de los precios de la uva y la llamativa coincidencia en las cotizaciones de las principales variedades cosechadas en la región.

La organización ha presentado a la AICA ejemplos de tablillas, con las fechas en las que se hicieron públicas, una vez que las operaciones de vendimia ya estaban iniciadas y de alguna documentación que se hace acompañar a los contratos. La Directora General ha indicado a Unión de Uniones que los inspectores de la Agencia están ya trabajando comprobando el cumplimiento de la ley en cuenta a la existencia de contratos y el conocimiento del precio por parte de los viticultores y que, posteriormente, se controlarán los plazos de pago.

En cuanto a la existencia de idénticos precios establecidos por algunas grandes bodegas para airén y tempranillo, que suponen el 63 % de la uva cosecha en la región, la AICA ha señalado que la competente en la investigación sobre posibles acuerdos es la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) y que es a ésta entidad a quien se deben trasladar las denuncias sobre este asunto. No obstante, Unión de Uniones ha pedido que sea el propio Ministerio y la AICA quien, ante la evidencia de esta igualdad en los precios, solicite la intervención de oficio de las autoridades de competencia. “Los viticultores están atados de pies y manos” -han expresado desde la organización- “La posición de dominio del mercado de algunas bodegas sobre todo a nivel local, hace muy difícil que los viticultores denuncien las malas prácticas, porque se arriesgan a sufrir represalias”, por eso Unión de Uniones reclama que los órganos de control actúen de oficio y ha apuntado que “para perseguir a quien defrauda a Hacienda no hace falta que nadie presente una denuncia a la Agencia Tributaria… van lo inspeccionan, lo investigan, y si lo ha hecho mal, lo empapelan”.

Unión de Uniones ha recordado, como ya insistió en la reunión que mantuvo también la pasada semana con el Director General de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, a quien igualmente se le trasladó el problema sucedido en la vendimia de Castilla-La Mancha, que urge una reforma de la Ley de la Mejora del Funcionamiento de la Cadena Alimentaria para que se defina lo que es una posición de dominio del sector y se pueda así, sancionar las prácticas abusivas que se realicen desde la misma.

Por otro lado, la organización ha pedido también que el próximo año se realice una campaña previa a la vendimia de información a los viticultores y de recordatorio de obligaciones para los receptores privados de uva, acompañada de un plan intensivo de controles.

Unión de Uniones lleva al Parlamento Europeo y a su ponente, Paolo de Castro, sus propuestas sobre la directiva de prácticas desleales

La organización se ha reunido también esta semana con la Dirección General de Industria Agroalimentaria del MAPA y ha trasladado que el arranque de precios en la vendimia en Castilla-La Mancha es sintomática del mal funcionamiento de la cadena alimentaria.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, quien ya valorara positivamente el pasado abril la propuesta de directiva europea sobre prácticas desleales en la cadena alimentaria, ha viajado hasta Bruselas para conocer los avances de primera mano y para que sus propuestas se incluyan en dicha directiva.

Unión de Uniones ha mantenido una reunión con Paolo de Castro, vicepresidente de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo, con quien ya coincidiera la semana pasada en un acto organizado por la Delegación Socialista Española del PE en Madrid.

A lo largo de este encuentro, se ha valorado positivamente la Directiva, considerándola un avance que se podrá ir mejorando a futuro. Específicamente, Unión de Uniones considera que se debe incluir la venta a pérdidas así como la ampliación del campo de aplicación de la misma para que se aplique no solo a las prácticas desleales de los grandes operadores, sino también a las de dimensión menor que pueden actuar como intermediarios de aquellas.

De Castro, por su parte, se ha comprometido a poner en marcha los mecanismos necesarios para analizar esta situación y hacer continuas mejoras a la directiva de prácticas desleales que regulen el funcionamiento de la cadena alimentaria a nivel europeo.

La organización agraria también mantuvo una reunión este martes, 25 de septiembre, con la Dirección General de Industria Alimentaria, encabezada por Miguel Herrero, a quien le trasladó sus propuestas de mejora de la Ley de la Cadena Alimentaria.

Unión de Uniones valora que se hayan dado algunos avances en el tema de contratos y fechas de pago, pero considera que todavía hay sectores en donde se mantienen vicios del pasado y el reparto del valor de la cadena no se ha equilibrado, al seguir aumentando el diferencial entre el precio que perciben los productores y el que pagan los consumidores.

Asimismo, la organización ha puesto de manifiesto el arranque de la vendimia de este año en Castilla-La Mancha y otras regiones, con el polémico asunto del retraso en la publicación y la coincidencia de los precios de la uva como un síntoma claro de que se debe reforzar la ley y sus instrumentos.

Unión de Uniones ha pedido que a la Ley se incorpore una definición específica de posición de dominio, de tal forma que se pueda controlar y perseguir cuando se abusa de dicha posición para imponer a los eslabones más débiles de la cadena precios y condiciones injustos.

En este sentido, la organización ha insistido en que el grado de concentración de la industria y la distribución convierte en una burla el llamado libre mercado y que tanto la Directiva Europea como la Ley española deben actuar para equilibrar la cadena alimentaria y favorecer un reparto equilibrado de su valor añadido en beneficio de agricultores y ganaderos y de los consumidores.

photo5866272324259524131

Unión de Uniones critica que sólo un 19 % del precio al consumidor repercuta sobre los agricultores y ganaderos

Cadena alimentaria

La cifra sitúa a España a la cola de Europa en el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Unión de Uniones pide una revisión urgente de la Ley de la Cadena Alimentaria para mejorar el precio a los productores.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar los datos proporcionados por la nueva herramienta de seguimiento de precios de los alimentos de Eurostat, resalta que en España sólo un 19,2 % del precio pagado por los consumidores en alimentación repercute sobre los productores.

Unión de Uniones destaca, según los datos de Eurostat, que esta cifra es de las más bajas de los países de Unión Europea y reafirma a la organización en su crítica sobre el deficiente funcionamiento de la cadena alimentaria y en la necesidad de una urgente revisión.

En el caso de España, el componente de los precios pagados a agricultores y ganaderos que se refleja en lo que pagan los consumidores es sólo un 19,2 %, el segundo más bajo de los países cuyos datos se muestra y muy alejado de países como Alemania, donde alcanza el 48,3 %. Leer Más…

Unión de Uniones pide a la AICA que investigue las posibles entregas de uva sin precios y sin contratos

Vendimia AICA

La organización se pone a disposición de los viticultores para denunciar si son víctimas de prácticas abusivas

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, se ha dirigido por escrito a la directora de la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), Gema Hernández, para solicitar que se investigue si las entregas de uva en el arranque de vendimia se están realizando con contratos y precios tal y como marca la normativa.

Unión de Unión considera que, si bien la vendimia no está aún generalizada, si se ha iniciado la recolección en las principales zonas productoras, sobre todo de variedades como chardonnay, sauvignon blanc, grano menudo y otras tempranas. Antes de la recolección y la entrega de uva, se deberían conocer las ofertas de contratos y de precios y, de momento, sin embargo, los viticultores no tienen noticias, ni de lo uno ni de lo otro.

La organización recuerda que Ley de Mejora del Funcionamiento de la Cadena Alimentaria impone la obligación de contrato por escrito para relaciones comerciales por encima de los 2.500 euros, cuando el pago no sea al contado y siempre que la operación comercial sea entre una PYME y una NO-PYME o entre un productor y un no productor. Además, en el contrato, que debe formalizarse antes de la entrega del producto, se debe especificar, entre otras cuestiones, el precio y las condiciones de pago.

Asimismo, Unión de Uniones recuerda a los viticultores la posibilidad de presentar denuncias anónimas a la AICA por el incumplimiento de tales condiciones y se ofrece a quienes sean víctimas de éstas prácticas abusivas a trasladar dichas denuncias por los medios adecuados.

Por otro lado, la organización insiste en que existen razones de campaña para que los precios de la uva tengan un comportamiento positivo y más habida cuenta de la influencia que pueda tener en la cosecha la desfavorable climatología de estos días, con precipitaciones y tormentas que pueden ajustar a la baja las previsiones de producción.

Sr. Hogan…. ¡la cadena!

Por José Manuel de las Heras. Coordinador Estatal de Unión de Uniones

En el primer lunes de verano –es decir este pasado día 25- el Comisario de Agricultura de la UE, Phil Hogan se manifestó a los elegidos en Atocha y en el Congreso para tranquilizar a las masas sobre el tema de los recortes de la PAC, mostrándose comprensible y compasivo con la indignación de los agricultores y ganaderos de estas tierras.

Bueno… menos compasión y menos proponer recortes, que podrían pensar algunos.

El caso es que, en su intervención frente a los medios de comunicación, Phil Hogan felicitó a Luís Planas por las políticas que se han llevado a cabo en España sobre la cadena alimentaria. Sí, sobre la famosa Ley de Mejora en el cumplimiento de la ley cadena alimentaria. Felicitó a Planas aunque no fue él quien la puso en marcha, pero era el que estaba ahí y quien, a día de hoy, es el máximo representante del Ministerio de Agricultura. Expectantes nos hallamos con él.

Debe ser que a Hogan nadie le ha explicado realmente lo poco que ha supuesto para los agricultores y ganaderos y para los consumidores esa ley que tanto alabó en su intervención. El Comisario otorgó el lunes una medalla con poco merecimiento. Porque la Ley, si acaso, ha servido para que sea más evidente cómo están las cosas de mal en la cadena alimentaria y quiénes mandan en ella y a quiénes se protege.

De lo poco que se ha avanzado, al menos, se ha corregido, más o menos, la práctica que era tradicional en algunos sectores de entregar sin precio ni contrato y se ha acotado la obligación de cumplir los plazos de pago. Sin embargo, para lo mucho que queda por hacer, la Ley se ha quedado corta, muy corta; porque ni se ha definido la posición de dominio desde la cual es posible controlar el mercado (y por tanto abusar de ese poder), ni se ha conseguido establecer una lista de prácticas comerciales desleales a abolir, que es algo de lo que, precisamente trata la propuesta de Directiva que el Sr. Hogan puso sobre la mesa el pasado mes de abril.

Nosotros, en este sentido, somos tan insistentes que rozamos lo cansino, pero es que es necesario. Hay que tener instrumentos legislativos eficaces para sancionar a quienes no hacen bien las cosas…. a quienes se aprovechan de los oligopolios en determinados mercados para tirar abajo los precios, amenazar con no recoger producciones o vender a pérdidas para acabar con la competencia utilizando siempre los mismos productos como reclamo: la fresa, el aceite, el arroz, la leche y así una larga lista de experiencias que tenemos ya vividas.

Y mientras esto pasa, Hogan dice que “Cuando hay retos presupuestarios, hay que proteger la renta de los pequeños y medianos agricultores” y que dichos productores “reciban los fondos que les corresponden” para que “puedan continuar con el negocio” ya que son “necesarios para el medio rural”… Pues suena bien, pero visto lo visto, no sabemos si tomárnoslo como una cruel ironía.

Porque para lograr los que dice el Comisario, no es suficiente con arrojarnos el hueso, cada vez con menos carne pegada, de las ayudas directas para que nos vayamos entreteniendo royéndolo. Lo que hay que hacer, Sr. Hogan es apostar por mecanismos de respuestas eficaces a las crisis sectoriales y, con respecto al comercio internacional –un asunto que no es moco de pavo-, es importante introducir reglas justas y recíprocas con idénticas exigencias para los productos importados que para los europeos. Y  sí, hay que perseguir, pero no de manera laxa, sino mucho más rigurosa de lo que lo hace nuestra ley de cadena alimentaria, las prácticas abusivas que sitúan los precios de agricultores y ganaderos por debajo de sus costes de producción.

Que luego llega Trump y pone aranceles a la aceituna andaluza (y que quede ahí la cosa) y nos preguntamos por qué se porta tan mal con la UE, cuando nosotros vamos de estupendos por esos mercados internacionales de Dios ofreciendo acuerdos “ambiciosos y equilibrados” con terceros países sin pararnos demasiado a pensar cómo afecta a nuestro sector productor que no importe cómo se produce allí, en comparación con las rígidas exigencias de aquí.

Hay que discutir de las ayudas, por supuesto. Pero eso es el hueso. La magra está en el mercado y en la cadena alimentaria, que es lo que hay que reparar, equilibrar y estabilizar para que todos los eslabones, también los agricultores y ganaderos, podamos disponer de unas rentas dignas, sin perjudicar a los consumidores. Y esto es lo que siempre parece olvidarse en el debate, porque una y otra vez, se repite el mismo esquema de sacrificar el modelo al liberalismo comercial y a la desregulación.

Hay que recordar al Comisario Hogan, al Ministro Planas y al resto de Ministros de la UE  que, si reforma tras reforma el diagnóstico es el mismo (volatilidad de los precios, inestabilidad de los mercados, falta de respuesta adecuada a las crisis, rentas agrarias depresivas, abandono del medio rural…), seguir insistiendo en la misma política, es hacerse un Homer Simpson, o sea darse de cabezazos contra la pared… el problema es que los golpes se lo dan ellos, pero la cabeza nos acaba doliendo siempre a los mismo.

Los gobiernos nacionales podrán perseguir las prácticas comerciales abusivas más allá de lo que establecerá la Directiva Europea

Prácticas Comerciales Desleales

Unión de Uniones anticipa que el próximo día 11 de junio, el Comité Especial de Agricultura (CEA) analizará la propuesta de Directiva sobre Prácticas Comerciales Desleales presentada por la Comisión Europea en abril pasado, previsiblemente con vistas a preparar el Consejo de Agricultura de la UE del próximo 18 de junio en Luxemburgo. Dado el interés de varios Estados miembros, la Presidencia del Consejo ha preparado una propuesta de modificación que dejaría clara la capacidad de los gobiernos nacionales para mantener o promulgar normas nacionales de lucha contra las prácticas comerciales desleales más estrictas que la propia Directiva o bien que afecten a operadores que no están en principio incluidos en el campo de aplicación de futura norma europea.

Desde que en abril la Comisión presentara al Consejo su propuesta de Directiva sobre Prácticas Comerciales Desleales, tanto el Comité Especial de Agricultura como el Grupo de Trabajo sobre Cuestiones Agrarias Horizontales (órganos cuya función es, en ambos casos, preparar los asuntos que posteriormente discutirán los Ministros) han tratado el proyecto de norma en varias ocasiones.

La Directiva tiene un carácter básico o de mínimos en cuanto a la armonización en la UE de la protección contra las Prácticas Comerciales Desleales, limitándose a los siguientes ámbitos de actuación:

  • Su alcance abarca a las ventas de proveedores PYME a compradores no PYME.
  • Cubre a los productos alimenticios amparados por el Tratado de la Unión.
  • Establece una lista limitada de prácticas prohibidas.
  • Otorga funciones concretas a las autoridades nacionales encargadas de aplicarla.

No obstante, la Presidencia del Consejo (este semestre en manos de Bulgaria) ha interpretado la voluntad de varios Estados miembros en ir más allá, en la persecución de las Prácticas Comerciales Desleales, de lo que enmarcaría la Directiva comunitaria; o, al menos, ha detectado interés en que se aclare el margen de maniobra que los Estados miembros tendrían para ello. Hay que tener en cuenta para justificar este interés que algunos países cuentan ya con legislación propia sobre este asunto. Unión de Uniones recuerda que en España está en vigor la Ley 12/2013 de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria, si bien en dicha Ley no se incluye ninguna lista de prácticas comerciales abusivas, lo que en su momento fue uno de los puntos criticados por la organización, junto con la ausencia de una definición concreta de la posición de dominio del mercado.

Como quiera que sea, el próximo día 11 la Presidencia propone al CEA, seguramente con la vista puesta en discusión por parte del Consejo de Ministros de Agricultura en la próxima sesión del 18 de junio o posteriormente, modificar un par de “considerandos” del borrador de Directiva y su artículo 8, en el que se habla de las normas nacionales. La propuesta se decanta por dejar perfectamente claro en la Directiva que los Estados miembros podrán mantener o introducir normas nacionales que vayan, en la persecución de las prácticas comerciales desleales, más allá de la norma mínima establecida por la Directiva en todos los aspectos regulados por misma, incluida la ampliación del ámbito de los operadores afectados. La única condición sería que las normas nacionales sean compatibles con las reglas de funcionamiento del mercado interior de la UE.

Unión de Uniones confía en que la Directiva y, en el caso de España una revisión también de la Ley de la Cadena Alimentaria, puedan suponer un paso decisivo en abolir de los mercados determinadas prácticas abusivas que ejercen los grandes operadores desde su posición de dominio, en perjuicio no sólo de los productores, agricultores y ganaderos, sino también de los consumidores.

La UE clarifica normas sobre el etiquetado de origen de los alimentos

Mientras hace muy pocos días era noticia que las autoridades de competencia españolas encontraban obstáculos al proyecto de norma del Ministerio que obligaría a indicar el origen de la leche y los productos lácteos por entenderlo contrario al libre mercado, la Unión Europea sigue avanzando en su regulación de proporcionar a los ciudadanos la mejor información acerca de la procedencia de los alimentos que consumen. Hoy se publica en el Diario Oficial de la UE el Reglamento 2018/775 que aclara como se debe reflejar esa información. Unión de Uniones considera positivo que los europeos dispongan de toda la información que les permita adoptar decisiones de consumo responsables y poner en valor nuestro modelo productivo y la labor de nuestros agricultores y ganaderos. Leer Más…

Unión de Uniones denuncia que la industria y la distribución siguen llenando sus bolsillos a costa de agricultores y consumidores

Cadena alimentaria
  • La Ley de la Cadena Alimentaria no funciona
  • En el caso de la patata y solo en lo que va de año, el precio en destino ha multiplicado en 7.42 veces su precio de origen de forma injustificada
  • Unión de Uniones advierte a los consumidores de que no se dejen llevar por los alarmismos de muchos vendedores

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras consultar de forma exhaustiva el comportamiento de los precios de los productos frescos de consumo más habitual en la Cadena Alimentaria de los últimos cinco años, revela que los precios siguen multiplicándose, llegando en algunos casos hasta por 8, cuando salen del campo y llegan a los consumidores. Leer Más…

Esta es la lista de prácticas comerciales abusivas que la Comisión quiere prohibir en la cadena alimentaria

Practicas comerciales desleales

El pasado lunes, el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE ha sido informado sobre un proyecto de directiva cuyo objetivo es limitar las prácticas comerciales en las relaciones entre empresas en la cadena de suministro de alimentos. De momento el Ejecutivo comunitario propone una lista corta de medidas que, en todo caso, podrá ser ampliada por los Estados miembros. Al tratarse de una Directiva los Gobiernos nacionales serán los que tengan que implantarla a través de sus respectivas legislaciones. Unión de Uniones ya se ha expresado al respecto, considerando que la propuesta va en el buen camino, que cubre algunas lagunas de la Ley española de la cadena alimentaria y confiando en que haya valentía política para aplicarla frente al poder de la gran industria y distribución alimentaria. Leer Más…

Cadena alimentaria: la Revolución Francesa

Cadena alimentaria
Por José Manuel de las Heras. Coordinador Estatal de Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos

Esclavos de la Cadena Alimentaria

Si la cadena agroalimentaria es el sistema que articula equilibradamente las actividades de todos los actores que agregan valor a los productos desde el campo a la mesa, aquí, de eso, no tenemos. Aquí lo que tenemos son unas esposas, con muy pocos eslabones en medio y muy grandes, y grilletes en los extremos que nos tienen esclavos a los agricultores y ganaderos y a los consumidores, que somos los que producimos y los que pagamos.

La cadena agroalimentaria cumple hoy un mero papel logístico: coge cosas de un lado, las prepara y las deja en otro. Coge cada año en las explotaciones agrarias una producción por valor de 40.000 millones y las deja en la cesta de la compra, la de aquí o la de fuera, cobrando 150.000 millones de euros. Pero ese valor añadido generado no lo reparte de forma equilibrada, ni proporcionada al esfuerzo que realiza cada eslabón. Leer Más…