Atentos viticultores: del 15 de enero al 28 de febrero para solicitar nuevas plantaciones en 2018

Autorizaciones nuevas plantaciones viñedo 2018

El Ministerio de Agricultura ya ha decidido que la superficie máxima que se podrá conceder de nuevas plantaciones de viñedo en 2018 será de 4.950 hectáreas para toda España. Es una superficie ligeramente por encima de la mitad de lo máximo que permitiría Bruselas y de lo que Unión de Uniones había reclamado. Las peticiones en Castilla-La Mancha se podrán presentar a partir del 15 de enero y hasta el último día de febrero.

La resolución que publica la decisión apareció en el BOE el pasado 29 de diciembre y determina que el cupo de nuevas plantaciones para 2018 será del 0,52 % de la superficie planta de vid en España a 31 de julio de 2017; es decir, las 4.950 hectáreas aprobadas. El reglamento comunitario dejaría llegar hasta el 1 %.

Poco para Unión de Uniones

De hecho, para Unión de Uniones, nos habría parecido adecuado llegar al 1 %, que es lo que han hecho nuestros principales competidores como Francia o Italia. En todo caso habría supuesto aumentar 9.500 hectáreas en un contexto de 950.000, lo que no representaría grandes desequilibrios. Además, en los últimos 15 años el potencial vitícola de España se ha reducido en 203.000 hectáreas y, por otro lado, al desaparecer la Reserva y el intercambio de derechos de plantación entre agricultores, los viticultores tienen menos herramientas para redimensionar sus explotaciones. Así se lo intentamos hacer ver al Ministerio en el escrito de observaciones que le hicimos llegar cuando se debatía la norma, pero al parecer han pesado más las opiniones de quienes propugnaban no apurar el cupo máximo (entre ellas las de las otras organizaciones agrarias).

Restricciones locales.

Por otra parte, la normativa comunitaria (Reglamento 1308/2013) en la que se basa la Resolución del MAPAMA permite limitar el crecimiento de la superficie de viñedo en zonas que puedan optar a la producción de vinos con denominaciones de origen protegida (DOP), en base a las recomendaciones de los Consejos Reguladores. Para 2018 las DO a las que se ha permitido restringir las plantaciones en su ámbito territorial han sido Cava y Rioja. En el caso del Cava la decisión no ha estado exenta de polémica, ya que las áreas productivas de Extremadura y la Comunidad Valenciana, con expectativas de crecimiento, reclamaban aumentos de superficie a los que se oponía la parte catalana (en un momento político complicado). Finalmente, la cuestión se ha solventado con una solución salomónica (que no ha contentado a nadie) de manera que la resolución del Ministerio aplica a la DOP Cava la misma limitación nacional del 0,52%, aplicada en este caso a la superficie inscrita de viñedo en esta DOP. Como resultado, se establece un límite de 172,2 hectáreas aplicable a las solicitudes del próximo año, que se reparte a partes iguales entre los tres tipos de solicitudes que pueden darse: nuevas plantaciones, replantaciones y conversiones de derechos de replantación (57,4 Ha., cada una). Existe también un compromiso (público) del Ministerio para atender determinadas peticiones de nuevas plantaciones en la Comunidad Valenciana anteriores esta resolución.

En el caso de la DOP Rioja, por tercer año consecutivo se establecen limitaciones basadas en la evolución de las ventas de vino de esta denominación. Así, se ha fijado en un 0,1% la superficie para nuevas plantaciones, mientras que no se han autorizado replantaciones, ni conversiones de derechos.

No hay más restricciones territoriales aprobadas, por lo que en las DO que tenemos en Castilla-La Mancha (donde nadie ha pedido limitaciones) se podrán autorizar las nuevas plantaciones que correspondan en función de los expedientes que se presenten a nivel nacional y de las puntaciones que se asignen a cada uno.

Procedimiento de solicitud en Castilla-La Mancha

La manera en la que los viticultores de nuestra región podrán solicitar autorizaciones de nueva plantación de este cupo de 4.950 hectáreas para 2018 está definido en la Orden 188/2017, de 2 de noviembre, de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, por la que se regula el potencial de producción vitícola en Castilla-La Mancha; de la que en su momento informamos desde estas páginas.

Recordamos que la ventanilla de solicitudes se abrirá este próximo 15 de enero hasta el último día de febrero.

Los interesados deben disponer, de entrada, superficies suficientes para plantar lo que se pide, tener todos los permisos para el cambio de uso y que para las mismas parcelas no se haya concedido una autorización anterior, aunque no se haya ejecutado.

Pero, además, el solicitante también tiene que cumplir ciertas condiciones, como tener cinco años de experiencia profesional o poseer una capacitación que pueda acreditarse mediante títulos académicos o cursos formativos en la rama agraria, o bien ser un joven con ayuda de incorporación aprobada o titular de explotación prioritaria.

Luego ya, dentro de las que cumplan estas condiciones y se admitan, se priorizará en la concesión a los menores de 40 años que sean nuevo viticultor (o entidad jurídica controlada por alguien que cumpla dichas condiciones) y quien no tenga viñedo ilegal. Curiosamente en este caso tener viñedo ilegal no es una causa de rechazo del expediente, simplemente se es menos prioritario. No obstante, esto podría cambiar en el futuro debido a la reciente publicación del llamado Reglamento Ómnibus, que permitiría al Estado miembro dejar fuera de las nuevas plantaciones a quien tenga viñedo no autorizado.

Por cierto, que otra de las cosas que podría cambiar el Ómnibus en este sistema es que se pudieran imponer topes máximos a conceder por solicitante y año, cosa que, de momento, no está prevista en la norma española y que Unión de Uniones ha pedido que se impongan; de manera que nadie pudiera plantar, con estas nuevas autorizaciones, más de 5 hectáreas por año. Así habría un mejor reparto de las 4.950 hectáreas y, además, se evitaría la concentración de las concesiones en manos de unos pocos.

Volviendo al tema de las priorizaciones de los expedientes, también se tendrá en cuenta el tamaño en la explotación, de manera que en Castilla-La Mancha las más pequeñas, de entre 0,5 y 9,33 hectáreas, puntúan más (4 puntos), a partir de ahí, por cada 9,33 hectáreas más se pierde un punto y a partir de 37,81 hectáreas no se gana ninguno.

Tramitación

Las solicitudes podrán tramitarse, como ya se ha dicho entre el 15 de enero y el 28 de febrero, en las Oficinas dependientes de la Consejería de Agricultura (sólo personas físicas) o bien telemáticamente a través de la plataforma que habilitará la Junta de Comunidades en su página web.

El período de tramitación de los expedientes podrá durar como mucho hasta el 1 de agosto ya que en esa fecha tendrán que estar resueltas las peticiones y notificadas a los interesados las condiciones de su aprobación. Si a esa fecha aún no tenemos noticia de nuestra solicitud se aplica el silencio negativo y podemos considerarla rechazada. Si contamos con la resolución aprobatoria, podremos renunciar las autorizaciones de nuevas plantaciones si al final se nos ha concedido menos del 50 % de lo que hemos solicitado.

Quienes decidan seguir adelante tendrán en su poder una autorización para poner las nuevas plantaciones que será válida por tres años a contar desde el día en que se le notifique la concesión. Una vez hecha la plantación hay que notificarlo antes del 31 de julio de esa misma campaña.

Cumplido el trámite y comprobada la misma sobre el terreno, la plantación se incorpora al Registro Vitícola.

Resultado de años anteriores.

En el ejercicio 2017, se presentaron hubo 5.181 solicitantes que cumplían las condiciones para optar al cupo, sumando sus peticiones admisibles 20.036 hectáreas. Finalmente se aprobaron 4.989 hectáreas para 4.408 solicitantes, de ellos 1.910 en Castilla-La Mancha, a los que se les concedieron 2.428 hectáreas.

Para la campaña anterior de autorizaciones, la de 2016, se presentaron conforme a la norma solicitudes de autorización por un total de 11.858 hectáreas; de las que se otorgaron 4.173 hectáreas, correspondiendo a Castilla-La Mancha 1.719 hectáreas.

En definitiva, en los primeros dos años de funcionamiento del régimen de nuevas autorizaciones, los viticultores de Castilla-La Mancha han recibido casi el 48 % de todas las concedidas a nivel del Estado.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: