Unión de Uniones pide a los Europarlamentarios españoles que rechazen endurecer las normas para la cría de conejos

cunicultura
  • En los últimos 10 años han desaparecido casi el 40% de las explotaciones cunícolas
  • La organización considera que de aprobarse esta medida muchas de las explotaciones cunícolas de la Unión Europea tendrán que cerrar por la falta de rentabilidad económica
  • También se ha pedido a los eurodiputados precaución con nuevas concesiones comerciales sobre importación de productos agrícolas

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, ante la propuesta mañana 25 de enero será llevada a la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo sobre las normas mínimas para la protección de los conejos de cría, por el eurodiputado Stefan Eck, ha solicitado por escrito a los Eurodiputados Españoles que voten en contra de la misma, al no estar respaldada la propuesta por ningún informe científico, social ni económico para la pervivencia de las explotaciones cunícolas en el seno de la Unión Europea. Así mismo les ha requerido que voten en contra de la ampliación de concesiones comerciales a Ucrania, que implicaría aumentar las importaciones de cereales a la UE con arancel cero.

Nuevas normas para los conejos de cría.

Unión de Uniones acepta y valora cualquier propuesta encaminada a mejorar el bienestar animal en las explotaciones, pero recuerda a las autoridades europeas que, considerando que el sector cunícola respeta ya las normas europeas en materia de seguridad alimentaria, de higiene y de bienestar animal que son de las más exigentes del mundo, se debería realizar con anterioridad a una propuesta como la que se va a debatir el día 25 de enero, una serie de investigaciones, inexistentes hasta el momento, que permitan resolver los retos sanitarios y de comportamiento que surgen como consecuencia de la cría colectiva y en suelo de los conejos y que comprometen la salud y el bienestar de los conejos.

España es el segundo país productor de la Unión Europea, por detrás de Francia, con 63.000 toneladas producidas en 2015, por lo que la organización considera que las modificaciones en la cría afectarán directamente al país y a sus productores.

De igual forma, Unión de Uniones destaca que el sector cunícola ha visto reducirse drásticamente su potencial productivo en los últimos 10 años, habiendo desaparecido casi el 40% de las explotaciones, según los datos publicados por el MAPAMA en 2015, y estas medidas pueden agravar la situación de crisis que está viviendo el sector.

En este sentido, la organización pone de manifiesto que la posible adaptación al cambio de producción de jaulas a producción en suelo, plantea en estos momentos muchas dudas al sector productor. Por las pocas pruebas realizadas en algunas explotaciones, se observa la necesidad de analizar los problemas sociales que plantean los sistemas de alojamiento en grupos, como el aumento de la agresividad por la unión de lotes de animales o la cría de hembras con distintas camadas, lo que puede dar lugar a lesiones, afectando a su salud y bienestar, y teniendo en cuenta, asimismo, la mayor dificultad para el control de infecciones y parasitaciones y por ende del bienestar animal.

Según la organización, este cambio de modelo productivo conllevaría una inversión obligatoria por parte de los productores que con la misma dimensión de las explotaciones verían disminuido su nivel de capacidad productiva y que, en muchos casos, estas inversiones no se lograrán rentabilizar, ya que sería difícil para el productor repercutir los incrementos de costes de producción, especialmente si no está asegurado, que el consumidor esté dispuesto a pagar más por el producto en el lineal de venta.

Asimismo, la organización considera que estas medidas deberían ser extendidas a cualquier país que importe carne de conejo a la Unión Europea, universalizando las condiciones de cría y evitando la competencia desleal, aspecto que no recoge, en ningún momento, la propuesta de normativa, impulsada, a juicio de Unión de Uniones, por países que no son productores y que, por tanto, no ponen en riesgo su actividad.

“En estos momentos el modelo productivo de las explotaciones cunícolas son las jaulas, para favorecer en gran medida la calidad sanitaria de los alojamientos de los animales y limitar así los riesgos de enfermedades e infecciones, esto para los granjeros significa una parte importante del bienestar animal y si, además, añadimos que el imponer nuevas normas a los productores europeos, que encarecen los costes de producción, mientras se continúan dejando las puertas abiertas de la Unión Europea para que decenas de países terceros vendan a nuestros consumidores sin cumplir esas mismas normas en sus países, es un suicidio económico para los productores de conejos y de cualquier producto” – ha afirmado Arturo Zaragoza, responsable del sector cunícola de la organización.

Acuerdos comerciales sin evaluación de impacto.

En relación al segundo asunto que la Unión de Uniones ha trasladado a los eurodiputados españoles, la organización advierte de su preocupación ante la propuesta de reglamento que ampliaría los beneficios aduaneros para los productos agrícolas procedentes de Ucrania. La Comisión reconoce en su propia propuesta que, nuevamente tal y como ha ocurrido con otros tratados y acuerdos, no ha realizado una evaluación del impacto de la misma y, sin embargo, exhorta a que el reglamento entre en vigor lo antes posible.

La Comisión basa la propuesta y la urgencia de la misma en la difícil situación económica de Ucrania, que desde luego la Unión de Uniones lamenta. Pero nuestra organización ha señalado en su escrito que son gravosamente habituales los desarmes arancelarios a las importaciones de productos agrícolas de países terceros, que tienen sus consecuencias negativas en los sectores productivos internos, para intentar solucionar problemas ajenos a la agricultura.  Estas concesiones perjudican a los agricultores y ganaderos de la Unión Europea y de España, sin que por otro lado se observen sustanciales mejoras en la situación en esos países a los que se pretende ayudar, fundamentalmente porque el beneficio queda en manos de los operadores import-export.

Por lo tanto, hemos instado a nuestros representantes en el Parlamento Europeo para que que, concretamente en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural voten en contra de ambas propuestas y que, además, sigan insistiendo en estos y otros asuntos y en cada oportunidad en la que la ocasión se presente, en reclamar normativas para los productos importados, que les requieran para entrar en el mercado comunitario los mismos altos estándares de calidad alimentaria, medioambiental y social que cumple los nuestros.

“Proyecto de Informe sobre las normas mínimas para la protección de los conejos de cría (2016/2077(INI))”

“Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la introducción de medidas comerciales autónomas temporales para Ucrania que complementan las concesiones comerciales disponibles con arreglo al Acuerdo de Asociación COM-COM(2016)0631”

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: