Tag Archive | reestructuración de viñedo

Agricultura matiza algunas cuestiones de la reestructuración de Viñedo en Castilla-La Mancha

reestructuración de viñedo

El pasado 14 de febrero se publicó la Orden 24/2018, de 8 de febrero, de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural que introduce algunas modificaciones en la tramitación y gestión de los planes de reestructuración de viñedo en Castilla-La Mancha. Desde Unión de Uniones ofrecemos un resumen de dichas modificaciones.

Algunos de los cambios son más bien matices o aclaraciones, como, por ejemplo, que no se requiera que, en las facturas para acreditar los gastos realizados, todos los costes tengan que ir especificados en forma de unidades o hectáreas, porque en las facturas que sean sólo de materiales de espaldera ese modelo puede no ser adecuado y, por lo tanto, se exceptúan. Leer Más…

Castilla-La Mancha autoriza planta injertada con material estándar para la reestructuración de viñedo con algunas variedades

reestructuración de viñedo

La excepción se permite ante la falta de planta certificada

Unión de Uniones informa que la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha ha publicado hoy la Resolución de 29/01/2019, que establece ciertas excepciones para poder certificar en la reestructuración de la campaña 2018/2019 con planta injertada con material estándar sobre portainjerto certificado para las variedades: Bobal, Garnacha Peluda, Malbec, Malvasía, Prieto Picudo, Tinto de la Pámpana Blanca, Tinto Velasco y Verdoncho.

La excepción se pondrá en marcha a petición del interesado, de manera que si éste no desea plantar algunas de las anteriores variedades y no hay existencias de plantas certificadas, podrá solicitar autorización para hacer la plantación con material estándar.

La solicitud tiene que presentarse a través del registro electrónico de la Junta de Comunidades (para lo que es necesario disponer de algún tipo de identificación (ya sea con el sistema Cl@ve o mediante certificado de firma digital), dirigiéndola a la Dirección General de Agricultura y Ganadería. No es suficiente con solicitar la autorización, sino que hay que demostrar mediante la aportación de tres certificados de comerciantes y/o viveros de plantas de vid, de la provincia en la que se sitúa la parcela o de la provincia limítrofe, que no hay disponibilidad de planta certificada para la variedad para la que se solicita la plantación con material estándar y, en su caso, la relación de los viveros que le suministran plantas de vid a dicho comerciante, al efecto de poder realizar las comprobaciones oportunas.

La entrada al registro puede hacerse desde el siguiente enlace:

Registro Electrónico de Castilla-La Mancha

Nueva convocatoria de Reestructuración de Viñedo en Castilla-La Mancha

  • Las solicitudes podrán presentarse hasta el 28 de febrero. 
  • Tendrán mayor prioridad en la concesión los agricultores que presente proyectos colectivos, los que forman parte de las Agrupaciones de Productores, los que hayan destinado su producción a una de las nueve denominaciones de origen de la región o los viticultores ecológicos.

Unión de Uniones informa que hoy publica el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la Orden 6/2019, de 22 de enero, de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, por la que se precisan las bases reguladoras para la concesión y gestión de las ayudas a las solicitudes de reestructuración y reconversión de viñedo de Castilla-La Mancha para el Programa de Apoyo 2019-2023 y se convocan para su ejecución en 2020 y 2021.

Al igual que en convocatorias anteriores, se va a priorizar a aquellos viticultores acogidos a figuras de calidad diferenciada, a los jóvenes, a los proyectos de titularidad compartida así como a los agricultores de explotaciones prioritarias, agricultores a título personal (ATP) y agricultores profesionales.

Además, se incorporan novedades respecto a los criterios ya establecidos, englobadas dentro del Plan Estratégico del Sector Vitivinícola 2019-2023 elaborado por la Consejería de Agricultura, estableciéndose como criterios de prioridad, además de los anteriores, ser titular una explotación vitícola ecológica; la inclusión con 7 puntos para aquellos agricultores que formen parte de alguna de las agrupaciones de productores, al mismo nivel que los integrantes de las EAPIR o el incremento de puntos, que pasa de 2 a 5, para aquellos beneficiarios que hayan destinado su producción a una de las nueve denominaciones de origen: Valdepeñas, La Mancha, Manchuela, Uclés, Ribera del Júcar, Méntrida, Mondéjar, Almansa y Jumilla.

Se priorizarán, también, con un total de 10 puntos, a quienes destinen el 25 por ciento de la superficie a las variedades Chardonnay, Sauvignon blanc, Moscatel de grano menudo, Riesling, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Pinot Noir; mientras que se destinarán 7 puntos a los titulares que hayan llevado parte de su producción a una de las bodegas que haya recibido ayudas por promoción en terceros países o que hayan entregado parte de su producción a bodegas que hayan embotellado al menos el 51 por ciento del vino que elaboran.

Unión de Uniones  reconoce la necesidad de reorientar el potencial vitícola de nuestra región en base a una estrategia que permita comercializar un mayor volumen de vino y con un valor añadido más alto. En este sentido parece que las nuevas prioridades establecidas en la medida de reestructuración se encaminan a tales objetivos. Sin embargo, Unión de Uniones de Castilla-La Mancha señala dos cuestiones que son muy importantes a nuestro juicio: lo primero que las mejoras del mercado tendrán que ligarse a un mejor precio de la uva para el viticultor y, la segunda, que no se pueden imponer a los viticultores requisitos de prioridad que no está en sus manos cumplir o no, sino que dependen de la planificación de la industria o incluso de si en su zona existen o no bodegas que cumplan esos requisitos.

Por otra parte, se priorizan y mucho, con 50 puntos, los proyectos colectivo, en contraposición con las solicitudes individuales, que también se pueden presentar, pero que solo contaría con un punto.

En caso de igualdad de puntuación, se priorizarán los proyectos con menor superficie admisible y, en caso de empate, se priorizarán en virtud de la fecha y hora de presentación de los mismos.

Otras condiciones.

Las ayudas la reestructuración y reconversión del viñedo suponen el 50 por ciento de la inversión del viticultor aplicable a todas las solicitudes y calculado sobre lo justificado con factura.

La superficie mínima de la parcela a reestructurar debe ser de 0,5 hectáreas, con salvedades contempladas ya en la convocatoria anterior donde se exceptuaba a los propietarios de pequeñas explotaciones, fundamentalmente en la provincia de Guadalajara y las demarcaciones de las comarcas agrarias de Cuenca, Landete y en los municipios de La Almarcha, Piqueras del Castillo, Valparaíso de Arriba, Cervera del Llano, La Hinojosa, Villares del Saz, Campillo de Altobuey, Casasimarro, Paracuellos de la Vega y los municipios toledanos de Castillo de Bayuela, Portillo de Toledo, Valmojado y Belvís de la Jara. Estas excepciones se incrementan en esta nueva orden añadiéndose, además, las localidades de Almodóvar del Campo, en la provincia de ciudad Real; Cabañas de Yepes, Noblejas, Almorox y Casarrubios del Monte, en Toledo y Villa de Ves en Albacete.

No podrán acogerse a estas ayudas las superficies que se hayan beneficiado de la ayuda a la reestructuración y reconversión de viñedo en las últimas diez campañas, salvo para el cambio de vaso a espaldera.

En cuanto a las variedades, en esta convocatoria de 2019, se incluyen las nuevas autorizadas en Castilla-La Mancha: Albillo Dorado; Marselan y Touriga Nacional.

Las solicitudes se deben presentar antes del 28 de febrero próximo a través de la aplicación de la Consejería de Agricultura RECAVIN.

¿Cuánto dinero hay?.

España cuenta con 420,7 millones de euros para el Programa de Apoyo al sector vitivinícola español (PASVE) hasta el ejercicio 2020. Para los ejercicios 2021 a 2023, está previsto en dicho Programa de Apoyo una disponibilidad de fondos de 631 millones de euros. Ya se conoce que existirán disposiciones financieras para el ejercicio 2021, razón por la cual la convocatoria se realiza para operaciones de ejecución anual y bianual.

El cuadro financiero aprobado para el PASVE recoge, entre otros, el presupuesto para la medida de reestructuración de viñedo y le asigna un montante de 72.532.000 € para cada una de las anualidades de duración del mencionado Programa de Apoyo. Este montante económico ha de ser repartido anualmente entre el conjunto de las comunidades autónomas. En base a los repartos anteriores, a Castilla-La Mancha le han asignado fondos por un importe que oscila entre el 40 y el 50% del presupuesto establecido para la medida.

Atendiendo al dato medio de lo asignado la Consejería estima que para el año FEAGA 2020 se asignarán 32,6 millones de euros. Teniendo en cuenta que 17,8 millones de euros están comprometidos en la Orden de convocatoria 24/2018, de 8 de febrero, quedaría disponible para nuevas solicitudes con año de pago 2020 un presupuesto de 14,8 millones de euros. Para aquéllas que soliciten el año de pago FEAGA 2021 la disponibilidad sería de la mitad del presupuesto de la anualidad 2020, es decir, 16,3 millones de euros. En cualquier caso, estas estimaciones están condicionadas
al reparto en Conferencia Sectorial.

El nivel de ejecución del plan de apoyo al sector vitivinícola es solo de la mitad que en 2017

Unión de Uniones reclama que se aceleren los pagos de ayudas en lo que falta de ejercicio para que no suceda como el año pasado, cuando se perdieron 10,5 millones de euros de la UE que dejaron de llegar al sector vitivinícola.

En Castilla-La Mancha la ejecución está por debajo del 30 %.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras revisar los datos publicados el pasado 24 de septiembre por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) con su último resumen del mes de agosto de pagos FEAGA / FEADER, ha mostrado su preocupación ante el escaso nivel de ejecución.

La organización señala que en dicho informe se incluían la distribución de los pagos del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE) con los pagos correspondientes a las distintas medidas incluidas en el programa, los pagos acumulados a lo largo del ejercicio FEGA (16 de octubre de 2017 a 15 de octubre de 2018) y el porcentaje de pagos acumulados con respecto al ejercicio FEGA anterior.

De estos datos se deduce que mientras que, a fecha de agosto del 2017 los pagos realizados en su conjunto rondaban el 50 % de la ficha anual (212.420.947,66 €), en este mes de agosto dicho porcentaje queda en el 26,37 % del total.

En definitiva, mientras que en 2017 los pagos acumulados para todas las medidas suponían 105.699.084,98 €, este año en el mismo mes de agosto, solo alcanzan los 55.946.702,58 €.

En este sentido, Unión de Uniones considera preocupante que los niveles de ejecución y pago, a escasas tres semanas de la finalización del ejercicio FEGA, presenten cifras tan bajas, por lo que pide que, tanto los organismos pagadores de las distintas CCAA como el FEGA, los ejecuten evitando que, un ejercicio más, se pierdan fondos que son necesarios para la modernización del tanto del sector productor, como del comercializador en un contexto tan competitivo a nivel europeo y mundial como es el sector vitivinícola, denunciando que ya, en el ejercicio anterior, el sector perdió 10,5 M € de ayuda del PASVE.

Igualmente, existe también una diferencia por CC.AA. Solo Galicia, Murcia y la Comunidad Valenciana presentan niveles de ejecución que rondan el 50 % de sus fichas financieras autonómicas. El resto de las regiones presentan porcentajes de ejecución que en el mejor de los casos rondan el 30 % de su montante total. Es lo que suceden en Castilla-La Mancha, con una ejecución de 16,9 millones de euros, siendo la mayor parte de ellos en reestructuración, con 11,3 millones de euros y en la medida de destilación, con 8,3 millones de euros. Lo ejecutado en esta región hasta agosto supone el 28,96 % del total realizado el pasado ejercicio.

Por medidas, reestructuración y reconversión no alcanzan la mitad de su límite financiero, siendo promoción e inversiones las que presentan un menor grado de cumplimiento.

Por último, Unión de Uniones considera que el enorme retraso en la publicación del Real Decreto de potencial productivo está generando una incertidumbre innecesaria a la hora de adoptar decisiones sobre una magnitud básica para el sector: las plantaciones para el año 2019.

Castilla-La Mancha… a por las 200.000 hectáreas de viñedo reestructurado.

Reestructuración de viñedo

Ayer se publicó en el Diario de Castilla-La Mancha las bases reguladoras de las ayudas para reestructuración de viñedo, así como la convocatoria para su ejecución en los años 2019 y 2020, para las cuales la Consejería de Agricultura puede disponer de 31,4 millones de euros procedentes del Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola Español, que financia la Unión Europea a través del FEAGA. Con eso da, según las cuentas de la Consejería, para reestructurar otras 15.000 hectáreas de viñedo en la región. Unión de Uniones ofrece un resumen de las principales condiciones de la nueva línea abierta. Leer Más…

Castilla-La Mancha: se autoriza planta injertada con material estándar para la reestructuración de viñedo 2017/2018

reestructuración de viñedo

Unión de Uniones informa que la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, ha publicado hoy en el diario oficial de la región la Resolución de 22/11/2017, de la Dirección General de Agricultura y Ganadería, por la que se aprueba la utilización de planta injertada con material estándar para la campaña de plantación 2017/2018 en el marco de las ayudas a planes de reestructuración y reconversión de viñedo.

La organización recuerda que en las bases reguladoras de las ayudas a planes de reestructuración y reconversión de viñedo en Castilla-La Mancha (Orden 126/2017) se contempla que será obligatoria en todas las plantaciones acogidas a estas subvenciones la utilización de planta-injerto certificada. No obstante, pueden autorizarse excepciones si se constata que la demanda de una determinada variedad certificada supere a la oferta.

Según expone la Consejería existen informes técnicos que ponen de manifiesto que en la campaña 2017/2018 se da tal circunstancia para ciertas variedades y, en consecuencia, se permite, de manera excepcional, que en las plantaciones de Bobal, Montúa y Tinto de la Pámpana Blanca, se use planta injertada con material estándar sobre portainjerto certificado.

Esta autorización es con carácter general. No obstante si alguien particularmente desea plantar alguna variedad, distinta de las señaladas, para la cual no haya existencia de planta certificada, podrá, y deberá, antes de realizar la plantación solicitar la ejecución de la operación con material estándar. Para ello y no se encuentre incluida en el párrafo anterior, previamente a la realización de la plantación, se procederá a solicitar autorización para su ejecución con material estándar. Dicha solicitud, se deberá realizar de forma telemática a través del formulario habilitado en la página web de la Junta de Comunidades de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (“presentar solicitud”), dirigiéndolo a la Dirección General de Agricultura y Ganadería.

Para demostrar la imposibilidad de encontrar planta de la variedad deseada, se deberán adjunbtar tres certificados de comerciantes y/o viveros de plantas de vid, de la provincia en la que se sitúa la parcela o de la provincia limítrofe, en los que se debe indicar la inexistencia de planta certificada para la variedad para la que se solicita la plantación con material estándar y, en su caso, la relación de los viveros que le suministran plantas de vid a dicho comerciante, al efecto de poder realizar las comprobaciones oportunas.

Una excepción similar, aunque para un listado de variedades bastante más amplio, ya se aprobó también la pasada campaña.
,

Unión de Uniones lamenta que el sector vitivinícola español pierda 8,5 millones de euros del Plan de Apoyo 2017

PASVE 2017
  • Castilla-La Mancha consume en total 68,9 millones de euros, un 8,9 % más que en el ejercicio pasado

Tras analizar el informe del FEGA que recoge los pagos realizados por el Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (PASVE), Unión de Uniones lamenta que en el ejercicio 2017 se hayan desaprovechado en el conjunto del Estado 8,5 millones de euros, un 4 % del total anual del programa, y exige que se eviten en el futuro pérdidas de recursos financieros de la UE.

En el informe publicado hoy en su página web, el FEGA apunta un gasto total en las medidas contempladas en el PASVE, de 16 de octubre del año pasado al 15 de octubre de 2017, de 201,8 millones de euros, según se desprende de las comunicaciones de los Organismos Pagadores de las respectivas CCAA. Si bien tales datos pueden sufrir alguna variación al consolidarse antes de su remisión a la Comisión de la UE, ello supondría que en el presente ejercicio la ejecución del Plan ha sido de  cerca de 8,5 millones de euros por debajo de los 210,3 millones de euros que supone la previsión anual .

Han sido las medidas de promoción e inversiones las que no han alcanzado sus objetivos, habiendo quedado un 16,8 % (-8,3 millones de euros) y un 8,2% (-4,6 millones de euros) respectivamente por debajo del objetivo presupuestado. La pérdida del Plan no ha sido mayor debido a que se ha asumido un mayor volumen de gasto en la medida de reestructuración (+4,8 millones de euros) hasta sumar un volumen de casi 77,4 millones de euros. Por su parte la cuarta medida incluida en el Plan, la destilación de subproductos, se ha cumplido prácticamente en su totalidad, mientras que ha desaparecido la medida de innovación.

La medida de promoción, destinada exclusivamente a países terceros pese a que la UE podría apoyar determinadas acciones en el ámbito de la UE, es en estas tres últimas anualidades del PASVE la de menor ejecución, con un 90,4 %; mientras que la de reestructuración y reconversión iría prácticamente un 7 % por encima.

Por su parte, Castilla-La Mancha, ha consumido 68,9 millones de euros, es decir, un 34,1 % del total del PASVE en el ejercicio 2017. Esto representa 5,6 millones de euros por encima del ejercicio anterior. En la región la medida que más ha tirado del presupuesto 2017 ha sido la de reestructuración, con casi 34 millones de euros, seguido de la destilación, con 22,4 millones. El PASVE en la región se completa con los 10 millones de euros y los 2,5 de promoción, que es la actuación con menor aplicación.

A expensas de la confirmación de los datos que se tendrán que comunicar a Bruselas y teniendo en cuenta que el PASVE se nutre íntegramente de fondos comunitarios y que lo que no se ejecuta cada ejercicio no es recuperable y consiguientemente se pierde, Unión de Uniones considera fundamental contar con mecanismos más eficaces que permitan trasvasar los fondos entre medidas y arbitrar mejoras en el operativo de las mismas que contribuyan a una aplicación exhaustiva del PASVE, tanto del actual, vigente hasta 2018, como del próximo para el período 2019-2023, que está en tramitación en Bruselas.

Cuadro PASVE 2017

 

Nueva convocatoria de reestructuración de viñedo en Castilla-La Mancha para agotar sus fondos

reestructuración del viñedo castilla-la mancha

La Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha ha publicado el pasado 14 de julio una nueva convocatoria de ayudas a la reestructuración de viñedo. Con esta medida busca agotar todos los fondos asignados a la región en la distribución territorial de esta medida que, previsiblemente, con los proyectos actualmente en funcionamiento no se agotarían.

Efectivamente, en la Conferencia Sectorial que se celebre a finales de este año se repartirán los 72,5 millones de euros que corresponden a la medida de reestructuración de viñedo en el ejercicio 2018 según el Plan de Apoyo al Sector Vitivínicola español (PASVE) 2014-2018. De esta cantidad, por la aplicación de los criterios de reparto de la Conferencia, la región podrá disponer de unos 33,5 millones de euros, pero en función del montante de gasto comprometido para 2018 por los proyectos que actualmente se están llevando a cabo, es previsible que esa cantidad no se agote y, de ahí, esta convocatoria.

La medida que ahora se abre pues, para una pequeña cantidad de hectáreas, que la Consejería estima en unas 2.500.  Leer Más…

Sólo agricultores profesionales podrán imputar trabajos propios en la reestructuración de viñedo de Castilla-La Mancha

Reestructuración de viñedo Castilla-La Mancha

Hace unas fechas informábamos de que la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha tenía previsto sacar una nueva convocatoria de reestructuración de viñedo para el último ejercicio del Programa Nacional de Apoyo Vitivinícola a ejecutar en 2018. Pues bien, la Consejería ha remitido al Ministerio de Agricultura los cambios que piensa introducir en los criterios de prioridad a la hora de concesión y le ha comunicado que autorizará como gastos admisibles los correspondientes a trabajos aportados por el propio viticultor, pero sólo en el caso de que éste sea agricultor profesional. La comunicación de estos cambios es preceptiva para que se incluyan en la modificación del Programa de Apoyo que el Ministerio ha de presentar a Bruselas para que sean tenidos en cuenta.

La ampliación de la medida de reestructuración alcanzará para unas 2.500 hectáreas. El calendario prevé que la orden de convocatoria salga en julio/agosto y que puedan estar aprobados los expedientes antes de acabar el año, de manera que los proyectos se ejecuten durante la primera mitad de 2018 y la comunicación de solicitud de certificación se presente antes del 20 de junio de dicho año. Los pagos se realizarían a más tardar el 15 de octubre siguiente.

Pese a que la Unión de Uniones se dirigió a la Consejería por escrito para indicar que no parecía esta convocatoria la más apropiada para introducir cambios importantes, la Consejería ha mantenido su decisión de modificar sustancialmente los criterios de prioridad para seleccionar las peticiones que se presenten. Estos criterios de prioridad son adicionales a los que marca la normativa nacional y que se limitan puntuar más los planes colectivos y las explotaciones de titularidad compartida.

En la nueva convocatoria lo que más primará será ser joven y comprometerse a que las uvas de las parcelas reestructuradas se entreguen durante 3 años a una instalación que realice el pago por calidad (habrá 6 años desde la plantación para cumplir este último compromiso). También puntúa ser explotación prioritaria, haber contratado seguro agrario de la explotación o ser socio de una entidad asociativa prioritaria. El cuadro de puntos remitido al Ministerio es el que recogemos a continuación.

Reestructuración de viñedo Castilla-La Mancha

Pagos en especie.

Por otra parte, Castilla-La Mancha dará la opción del pago por contribuciones en especie únicamente a los titulares que sean profesionales de la agricultura, entendiendo como tal a aquéllos titulares que estén dados de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social Agraria.

La Consejería tiene establecidos el nivel máximo de ayuda para cada acción (está recogido en el anexo I de la Orden de 04/12/2013, que regula estas ayudas), que será el que tenga que utilizar el viticultor en su justificación. Para ello tendrá que presentar el parte de horas del trabajo, identificando los medios empleados y justificando el tiempo utilizado.

De todas formas, insistimos en que, como consecuencia de la modificación del Reglamento 2016/1149, que regula estas ayudas, la posibilidad de justificar gastos con trabajos propios se endurece y hay que tener cuidado. Con la nueva reglamentación, la ayuda final a la reestructuración o reconversión no deberá superar el gasto subvencionable total, sin contar las contribuciones en especie. Es decir que la ayuda nunca va a ser mayor que lo que se justifique en factura. Por lo tanto, cuanto más se pretenda hacer con trabajo propio (con contribución en especie), menor será la facturación y más posibilidades hay de que se nos reduzca la ayuda.

Por ejemplo, si el coste del proyecto es de 6.000 euros y justificamos con factura sólo 2.500 euros; la subvención que nos correspondería con un 50 % de ayuda sería de 3.000 euros, pero no nos darían nada más que 2.500 euros, que es lo que hemos justificado con factura. Si hubiéramos justificado con factura 5.000 euros, sólo nos darían los 3.000 euros que nos corresponde de subvención.

Ahora, los interesados, a estar atentos a la publicación de la convocatoria.

Castilla-La Mancha tiene la ayuda media de reestructuración de viñedo más baja de España: 2801 €/Ha.

Ayudas Reestructuración de Viñedo
  • Desde el 2001 Castilla-La Mancha ha reestructurado 183.614 hectáreas de viñedo.

El Ministerio de Agricultura ha presentado el informe de ejecución de la medida de Reestructuración y Reconversión del Viñedo con información detallada del pasado ejercicio y el cuadro general desde que entraran en funcionamiento los primeros planes en el año 2001.

A lo largo de todos los programas de ejecución de esta medida, se han acogido a ella en toda España 375.093 hectáreas, de las cuales prácticamente la mitad, 182.614 (el 48,89 %) corresponden a Castilla-La Mancha.

El coste de estos proyectos ha supuesto un total de subvenciones de 2.097,9 millones de euros, siendo nuevamente Castilla-La Mancha, con 1.073,9 millones de euros la que más recursos ha utilizado. Ninguna otra Comunidad Autónoma la sigue de cerca, siendo Extremadura, con un 14,2 % de la superficie reestructurada a nivel estatal y un 12,7 % de los recursos, la segunda en orden de importancia. Recordamos que la medida de reestructuración se financia en la actualidad en un 50 % por parte de la Unión Europea, excepto en Extremadura en donde la UE sufraga el 75% de los costes.

Ejecución en 2016.

En este pasado ejercicio Castilla-La Mancha ha sido también la región con una ejecución más alta, con 9.040 hectáreas (el 45,7 % del total) y 25,3 millones de euros (el 33,8 %). Esta diferencia de proporción entre hectáreas reestructuradas y fondos de subvención obedece a que Castilla-La Mancha presenta la subvención media por hectárea más baja de toda España, con 2.801 €/Ha., frente a una media nacional de 3.791,8 €/Ha.; y más alejada aún de las otras dos regiones con mayor viñedo de España: la Comunidad Valencia con una ayuda media de 3.912 €/Ha. y Extremadura, con 5.760 €/Ha.

La misma situación se repitió en 2015, cuando Castilla-La Mancha, con una subvención media por hectárea reestructurada de 3.675 €/Ha., se situó también a la cola.

El Informe del Ministerio aporta otras informaciones, como el que la mayor parte de las actividades subvencionadas se concentran en cuanto a superficie en la reimplantación de viñedo (más del 92 % en 2016 y el 81,7 % en 2015) y el resto la transformación de vaso a espaldera, presentado porcentajes inferiores al 1 % las actuaciones de reconversión varietal.

De las 23 operaciones que pueden financiarse con esta medida, el 90 % del presupuesto se dedica a las operaciones de plantación (41 %), instalación de espalderas (30 %), preparación del terreno (11 %) y protectores (7,5%). Muy poco dinero va a otras operaciones como nivelación, despedregado, arranque, etc…

Respecto de las variedades implantadas las más utilizadas han sido, por orden de importancia: macabeo (18,20 %), tempranillo (13,25 %), garnacha tintorera (9,96 %), airén (7,80 %) y verdejo (4,87 %).

Ayudas a la Reestructuración de Viñedo

Ayudas a la Reestructuración de Viñedo