Archivo | agroalimentación RSS for this section

La agroalimentación mueve 150.000 millones de euros al año, que deben ser repartidos de forma justa a lo largo de la cadena alimentaria

Agroalimentación

Unión de Uniones señala el estancamiento del consumo doméstico en la alimentación española; siendo el turismo, el consumo fuera del hogar y la exportación lo que está produciendo que el sector agroalimentario siga creciendo.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras un primer análisis del informe de Consumo Alimentario en España, 2016 de MERCASA, constata la tendencia que se estaba dando en los últimos años y cifra en un 4,3% el aumento del gasto en alimentación en 2016 con respecto a 2014.

Unión de Uniones destaca que el consumo alimentario de los hogares en estos dos últimos años se está contrayendo con una reducción del 2% en volumen, hasta situarse en 29,1 millones de (Tm/L). Sin embargo, los consumidores pagan más por la alimentación, con un incremento del gasto de cerca del 1 %, rozando ya los 67.100 millones de euros. Entre 2014 y 2016 comprándose han comprado 812.400 Tm/L menos de alimentos; mientras que se ha pagado 704 millones de euros más, traduciéndose en unos incrementos medios de los precios en 2015 del 2,2 % y en 2016 del 0,8%.

En algunos productos básicos se han producido caídas del consumo significativas en aceite de oliva (-9,5%), frutas frescas (-4,88 %) y hortalizas frescas (-5,68%); pero contrastando con un mayor gasto en esas mismas producciones del 20,38%, el 4,78% y el 1,92%, respectivamente. En algún otro como carne, la caída del consumo, del 3,79% ha venido acompañada también de una caída en el gasto algo menor, del 3,54 %; mientras en la leche líquida la depreciación de su valor en el mercado, del 4,42% ha sido mayor que la bajada del consumo, del 2,65 %.

Consumo y gasto alimentación hogares

Consumo y gasto alimentación hogares

Por su parte, el mismo informe revela que el gasto fuera del hogar, a través del canal HORECA – Hoteles, Restaurantes y Catering – sí que ha sufrido un gran incremento, con respecto al 2014, de 11,6%, llegando hasta los 35.135 millones de euros; lo que se puede achacar, sobre todo, a los nuevos récords del turismo. De la misma manera el capítulo de exportación alimentaria, que en 2016 sumó 46.781 millones de euros, experimentó un crecimiento del 14,6 %, sobre 2014, con un aumento igualmente de los precios de exportación del 2,2%.

Negocio Agroalimentario

Frente al incremento de los precios al consumo en hogares del año pasado de un 0,8%, los precios experimentaron una caída del 3,6%.

Unión de Uniones concluye por un lado que el negocio agroalimentario, pese al estancamiento en hogares, sigue creciendo gracias al turismo, el consumo fuera del hogar y la exportación y, por otro, que la bonanza del sector, para industria y distribución, se está produciendo a costa de pagar menos a los agricultores y ganaderos y cobrar más a los consumidores.

“No puede ser que los hogares compren más o menos lo mismo, o incluso menos, y paguen más cada año” – afirman desde la organización – “al mismo tiempo que los precios a los productores tampoco mejoran”. Unión de Uniones reclama además al MAPAMA un mayor detalle y transparencia en las informaciones relativas al consumo extradoméstico, ya que “el informe de consumo alimentario, al no dar detalle de lo que corresponde al canal HORECA, da sólo una visión parcial de lo que está sucediendo en este sector” – añaden.

Unión de Uniones señala que los anteriores datos confirman la existencia de desequilibrios en la cadena alimentaria que necesitan ser corregidos. En este sentido, insiste en que las primeras orientaciones sobre la futura  PAC, no prestan suficiente atención a este asunto, lo que a juicio de la organización debería ser corregido.

Igualmente, la organización considera que aunque las ayudas de PAC suponen unos 5.000 millones de euros,  es a través del mercado donde fundamentalmente los agricultores y ganaderos tienen que mejorar su renta, un mercado que supone 150.000 millones de euros, incluidas las exportaciones, y que deben ser repartidos a lo largo de la cadena alimentaria de forma justa, por lo que la organización señala necesaria una revisión de la ley de Mejora del Funcionamiento de la Cadena Alimentaria.

Blanco y en botella… no siempre es leche

Por José Manuel de las Heras. Coordinador Estatal de la Unión de Uniones

Lo blanco y en botella no siempre es leche… y así lo ha dictaminado el Tribunal de Justicia de Luxemburgo en una sentencia que retira el apelativo de leche a los productos de origen vegetal que hasta ahora lo están usando comercialmente. Esas bebidas derivadas de la soja o de otras materias vegetales tendrán que buscarse un nombre, no se sabe aún cual, pero que los publicite de forma veraz y que no induzca a confusión al consumidor.

Que al  final sea un Tribunal el que tenga que decir que la leche es lo que se obtiene de la vaca, o de la oveja o de la cabra, que es algo que se aprendía en primaria, es sintomático de a cuáles extremos llegamos. Se empieza por confundir eso y se acaba en la estadística recientemente publicada que dice que más de 16 millones de estadounidenses (un 7% de su población) creen (no es broma) que la leche chocolateada sale de las vacas marrones. Leer Más…

EL PICOTAZO: Politicos con fecha de caducidad

Volvemos a traer a nuestro blog “El Picotazo” de Alvaro Tapias, que como suele ser habitual, atina en la diana de lo que se cuece en el sector. 

Hace unos días el Ministerio de Agricultura presentó el informe anual de 2016 de la alimentación en España. A mi juicio es siempre un informe interesante, aunque últimamente lo es más por las cosas que se traslucen del mismo que por las que el propio ministerio destaca. En este tipo de Informes, son los políticos, los que acaban diciendo que es lo que hay que resaltar y las cosas sobre las que hay que poner el acento y destacar en titulares. La idea es venderle siempre a la ciudadanía que todo va bien, que las cosas continúan mejorando y que vale la pena seguir votando a los mismos que nos presentan el informe. Estamos acostumbrados a ver como los trabajos de los técnicos y los científicos se manosean y se retuercen hasta lo inverosímil. Este año y este informe no han sido una excepción.

El falso aumento del consumo

Con la frase “aumenta el gasto en consumo de alimentos” nos venden una pequeña verdad a la vez que nos colocan una tremenda mentira. Esto es asi ya que el supuesto aumento del gasto en alimentos en los hogares españoles el último año que nos resaltan en titulares, se queda cuando entramos al fondo de la información en que sólo aumento un ridículo 0,1% en dinero, pero como los precios de los alimentos subieron bastante más, los consumidores se vieron obligados obtener menos alimentos aun gastando mas dinero. O sea, los consumidores perdieron capacidad de compra, y la industria y la distribución les vendieron más caro en 2016 que en el 2015.

Pero es sólo una cara de la moneda, la otra que tampoco se resalta, ni se destaca es que los alimentos, esos que subieron de precio aproximadamente un 0,8% fueron pagados a los productores un – 3,6% por debajo del año anterior. Conclusión, si compran más barato y venden más caro a “alguien” (como diría Gila en su squech del detective) le ha ido mucho mejor que a productores y consumidores en el año 2016 con la alimentación.
Lo grave es que no ha sido una casualidad, porque algo muy similar ha ocurrido en los años anteriores y o sea que esto ya es una tendencia. Claro está que a la remesa de políticos que nos gobierna – nunca debemos olvidar que por voluntad propia, pues les votamos- no les conviene resaltar esos hechos, porque significaría que las cosas no van tan bien, que los consumidores han tenido que pagar más para obtener menos y que alguien los últimos años les está robando la cartera poco a poco y a “la chita callando”.

Cadena alimentaria, una Ley que no funciona.

Mal quedaría el partido en el gobierno y esta ministra, si los datos en la alimentación española demostrasen como, así ocurre, que la Ley “estrella” de su mandato La Ley de la Cadena Alimentaria está resultando un fiasco y no cumple con sus objetivos.
Es una ley que se nos vendió en sus inicios, como la que iba a equilibrar el reparto de beneficios entre todos los eslabones de la cadena alimentaria, acabando o reduciendo los desequilibrios en la misma. Pero vemos como tras tres años de su aplicación, esos desequilibrios aumentan y se consolidan perjudicando como siempre a los más débiles, en este caso a los consumidores y a los productores.

No es una casualidad, es el resultado de aprobar una Ley capada desde sus inicios por Economía que no toleró a lo largo del proceso de su aprobación en el congreso, que los diputados del grupo mayoritario aceptasen definir la posición de dominio en la cadena alimentaria y que su abuso se castigase en los reglamentos de aplicación posteriores. ¿Casualidad?

Con una Agencia como la AICA atada de pies y manos, con un presupuesto y una legislación estatal y autonomica que sólo le permite actuar en lo anecdótico y en las pequeñeces; Las grandes empresas de la industria y la distribucion, los eslabones más fuertes de la cadena alimentaria, campan a sus anchas haciendo caja y deshaciéndose en halagos sobre la ministra y su equipo. Normal.

No tire alimentos, no pregunte, compre y consuma, que nosotros seguimos haciendo caja

Ahora para completar el circulo, se nos han apuntado en nuestro ministerio a la loable causa de evitar el desperdicio de alimentos. ¿Quién está en contra evitar que desperdicien alimentos? Nadie, todos estamos a favor de que no se tire comida a la basura. Si además nos aderezan los argumentos con las cifras mundiales de alimentos desperdiciados mientras nos hablan del hambre en el mundo y nos muestran en los medios de comunicación la imagen de un niño africano literalmente en los huesos, se nos pone la carne de gallina y se nos encoge el corazón por nuestra culpabilidad. Pero ¿quién no ha tirado una lechuga pocha o un yogourt caducado? Todos lo hemos hecho. Bueno todos no, Cañete decía que se los comía.

Tras hablar con un amigo que entiende estas cosas, me ha dicho: “no seas ingenuo Álvaro, si la gente supiera lo que se hace con la leche en brick que caduca……..” ¿pues qué se hace, se tirará no? pregunté yo ingenuamente; a lo que me respondió: “Pues meterla en otro brick con una fecha de caducidad renovada”. Yo no salía de mi asombro cuando sentenció: “pero eso tiene un alto coste, por eso hay empresas que la venden más barata, cuando está a punto de caducar, aunque con eso se les va el beneficio”.
¡Ojo al dato con estas campañas! Quedémonos con lo importante, pero estemos muy atentos al “gato por liebre” , no vaya a ser que lo que estén queriendo “colocarnos” es que , lo que antes eran fechas de caducidad, luego fechas consumo preferente, después sea sólo algo orientativo y acabemos algo como lo siguiente: “Fecha de caducidad: usted cómprelo, páguelo y cómaselo, luego veremos cómo le va”.

Cuidado con el apoyo a causas supuestamente loables de alimentos que caducan menos ..… en poder de la industria y la distribución; porque así, siguen siendo aptos para el comercio y supuestamente para el consumo. Eso sí, llenos de conservantes, espesantes, saborizantes, antioxidantes y letras E- seguidas de números que nadie entendemos y que no caducarán hasta que las ranas tengan pelo.

Me temo que vienen tiempos en los que muchos quieren que sean nuestras neuronas y nuestro sentido común y nuestro espíritu crítico los que caduquen, para que ellos permanezcan engordando sus cuentas de resultados, ayudados por sus peones en puestos influyentes de la sociedad y del gobierno más pensando en sus puertas giratorias que en el servicio real del ciudadano.

Y digo yo, cuando un político empieza a cambiar de olor –comienza a oler a podrido-, o de color -cambian los ideales que nos prometieron aplicar en el gobierno- o se empiezan a hinchar -como los envases que tienen productos en mal estado- ¿No deberíamos aplicarles una fecha de caducidad inmediata? ¿por qué superada ésta no podemos tirarlos a la basura sin complejos?

Buena semana a todos

Alvaro Tapia

El precio de los alimentos aumentó un 0,7% a los consumidores y bajó un 3,6% a los productores

Consumo alimentación 2016
  • La industria y la distribución siguen ejerciendo su posición de dominio como ya pasara en 2015, aumentando sensiblemente sus márgenes en 761 millones de euros a costa de productores y consumidores.
  • El aumento de la demanda provino de la exportación y del turismo mientras los hogares tuvieron que pagar un +0,1% más por consumir un -0,7% menos de alimentos.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras una primera valoración del informe publicado recientemente por el MAPAMA, “Informe del consumo de alimentación en España 2016”, concluye que, nuevamente, se penaliza a los productores y consumidores mientras continúan aumentando los márgenes de la industria y la distribución.

Según el informe, el consumo en el hogar habría aumentado el gasto en 2016 en un 0,1% respecto del 2015, lo que es interpretado por el MAPAMA como un signo positivo de la demanda. Este comportamiento se debió a un incremento del precio medio al consumidor del 0,8%; mientras que en el mismo período los precios pagados a los agricultores y ganaderos por sus productos bajaron un -3,6%. Unión de Uniones no comparte la visión optimista de estos datos por parte de MAPAMA, ya que el ligero aumento de la demanda se debe a que los precios de la alimentación en los lineales se han incrementado, de manera que los consumidores “han pagado un poco más, por una cantidad menor de alimentos”. Se da además la circunstancia de que la tendencia alcista del precio de la cesta de la compra se ha reflejado en el IPC, con un aumento de dicho índice para alimentos y bebidas no alcohólicas del 2,5% en los dos últimos años, mientras que en 2015 y 2016 el IPC general bajó un 0,7%.

 Ambas situaciones, mayores precios al consumidor contra menores para el productor y subida del IPC alimentario frente a bajada del IPC general, evidencian que no hay una correlación proporcional entre precios de consumidores y productores y que los márgenes para el eslabón más fuerte de la cadena alimentaria siguen en aumento y se producen a costa de los más débiles.

Asimismo, Unión de Uniones echa de menos en el análisis ministerial una la falta de visión global  al no contemplar en detalle el canal HORECA (hostelería, restauración y cafeterías) -ya que solo analiza el consumo extra doméstico de bebidas frías, y no durante todo el año-, sin contar por tanto con los datos de evolución del consumo fuera del hogar en un año de gran consumo por parte del turismo, cuyo aumento en el ejercicio ha sido notorio con más de 75 millones de turistas que pernoctaron en nuestro país en 2016 hecho muy relevante tanto para el sector de la restauración y la hostelería como para los productores.

“La fotografía de la demanda del sector agroalimentario que ofrece el Informe presentado por el MAPAMA no es completa, si se prescinde del consumo extra-doméstico y de las exportaciones, que son una buena parte de la misma y los que ha sustentado su aumento”, afirman desde la organización.

Efectivamente, el negocio alimentario, que incluyendo estos dos capítulos ascendió a 142.692 millones euros, creció el pasado año en 3.068; mientras que la producción primaria del sector y las importaciones lo hicieron sólo en 2.325 millones. Esto significa que el margen entre el valor de la alimentación en origen y en destino, que se ha quedado en las arcas de la industria y la distribución, ha aumentado en 761 millones de euros el pasado.

Los datos, a juicio de Unión de Uniones, constatan efectivamente un aumento de la demanda con destino a exportaciones y consumo extra doméstico, pero ponen en entredicho la pretendida recuperación del consumo doméstico. Sin embargo indican que la ley de la cadena alimentaria no ha tenido efectos reales a la hora de conseguir un reparto más equilibrado entre los eslabones del valor añadido que genera la misma.

“Cuando el Ministerio dice que el sector agroalimentario funciona, que da beneficios, que exporta y que crea empleo no miente” –aclaran desde la organización- “Lo que no dicen es que esos beneficios son a costa de los productores y consumidores y se los queda la industria y la distribución”.

El campo en su nevera

Jose Manuel De Las Heras, coordinador estatal UdU

José Manuel de las Heras. Coordinador Estatal de la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos.

Si hay algo que está cambiando en estos momentos es la preocupación de la sociedad por una alimentación saludable. Nosotros, que somos los que nos encargamos de llenar la despensa y la nevera de todos, nos alegramos de ello porque, con ese afán de comer sano, también se come de forma equilibrada, con menos alimentos procesados, y un predominio de alimentos más verdes, de frutas y hortalizas.

De hecho, estas últimas han llenado más veces la cesta de la compra que otros años. Hace poco sabíamos que en 2015 el gasto de alimentación por hogar se había aumentado un 1,01%, aunque mucho tiene que ver, también, con el aumento de precio. Leer Más…

Los consumidores pagan cada vez más por la comida mientras baja el IPC general y el precio a los agricultores

  • Unión de Uniones denuncia la consolidación y aumento de los desequilibrios de la cadena alimentaria;  corregirlos debe ser prioridad para el futuro gobierno.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar los datos publicados ayer por el Eurostat, denuncia el gran desequilibrio en el mercado alimentario que no recoge la bajada del IPC general, aumentando los precios tanto a consumidores como a productores.

Según datos Eurostat publicados ayer, el HICP (Harmonised Indices of Consumer Prices) general en España en los últimos 10 meses ha sufrido una deflación del 0,96 %, mientras que el paquete específico de los alimentos se ha incrementado en un 1,15%. Leer Más…

Los productores al margen del gran negocio agroalimentario

José Manuel de las Heras

Por José Manuel de las Heras Coordinador estatal de Unión de Uniones de Agricultores

Hace unas semanas salía publicada la confirmación de la noticia que ya se venía anunciando: la gran empresa de compra online y distribución Armazón vende ya productos frescos en España y, más, supera a otras cadenas de supermercados en los plazos de entrega. En 1 hora todos podremos tener ya nuestro kilo de manzanas o peras llamando al timbre de nuestra casa.

En un contexto en el que cada vez prima más la inmediatez y la comodidad, Amazon, parece, adelanta por la derecha a los establecimientos tradicionales en la entrega de sus productos adquiridos online e innova además: ya en Londres pondrán a prueba entregas de pedidos a través de drones. Leer Más…

Agricultura: Moneda de Cambio

José Manuel de las Heras
  • José Manuel de las Heras.
  • Coordinador Estatal de la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos

Siento últimamente como una especie de pitido que no cesa, de esos pitidos que no sabes si es un acoplamiento de un micrófono ficticio, una alarma o si alguien está hablando mal de mí. Es curioso cómo, comentándolo, esto pasa muchos de mis colegas agricultores y ganaderos. Algo están hablando de nosotros en los despachos de las altas esferas, de las medias esferas y de las altísimas esferas transoceánicas.

Sí. Últimamente tenemos la sensación de que saben más de nuestro trabajo las personas con corbata que rara vez han salido de las oficinas que nosotros mismos, a juzgar por todo lo que hablan de aceites, tomates, pollos, cerdos…Igual, dentro de poco, les vemos en las lonjas, sentados, apuntando en un cuaderno de tapas grises el precio de cada día, o les vemos encima de un tractor, observando cómo trabajamos el campo.

Hoy leía que en Las Islas Canarias se han perdido 2.500 hectáreas de cultivo de tomate en los últimos 15 años debido a los acuerdos entre la UE y Marruecos. Los agricultores de las islas se han visto obligados a reconvertir estos campos y destinarlos a otro tipo de cultivos.
No pasa nada; puede que en unos años leamos que se han perdido x hectáreas de olivos en Andalucía, o de vacas en Galicia, o de granjas de porcino en Cataluña o de rebaños de ovino en las Castillas… producciones todas que representan gran parte de la economía local. Si pasan 15 años, igual ya nos quedan menos fuerzas para decir lo que llevamos tiempo insistiendo sobre el acuerdo de libre comercio con Túnez o de Mercosur. Nos limitaremos a un “te lo dije” un tanto resignado que, en ningún caso, nos devolverá nada.

Y veremos qué ocurre con todo lo demás. Tanto la Ministra de Agricultura, como el de Economía (ambos en funciones, recordemos… pero para lo que quieren) se muestran ilusionados con el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones – TTIP – y no paran de decir, apenas tienen ocasión, lo bueno que va a ser para la industria agroalimentaria española. Habrán usado la misma bola de cristal que cuando decían que la desaparición de las cuotas lácteas era una oportunidad para el sector productor. Ahora proclaman que estos acuerdos son una extensión fantástica de la marca España a la que, por desgracia, los agricultores y ganaderos no podemos sumarnos porque si alguien triunfa, es la industria, no los agricultores y ganaderos, ¿cómo iba a cambiar tanto la película?

Nosotros, sin embargo, cuando hagamos ese repaso a lo perdido dentro de 15 años, diremos otro resignado “te lo dije”. Quizá, para que no se gasten las palabras, diremos sólo uno, que valdrá por lo ya avisado en estos años. Si hasta los informes de los Estados Unidos demuestran que la UE será la gran perjudicada del acuerdo, no sé qué más necesitan los responsables de la UE y de los Estados miembros para revisar todo, y, si procede, dar marcha atrás… porque no hay prisa… o lo mismo es que sí que la hay, pero en ese caso ¿quién la tiene y por qué?

Al final, entre una cosa y otra, parece que más que la base de la alimentación de los millones que somos en nuestro país y en Europa, nos hemos convertido en una pelota de pin pon en mitad de un partido entre políticos en el que, además, nunca hemos querido jugar.

Y es que la agricultura y la ganadería han pasado de ser sectores estratégicos a moneda de cambio para alcanzar macrointereses multinacionales que se disfrazan de solidaridad con los menos desarrollados y una frágil paz en las relaciones internacionales que parece que no se pueden llevar a cabo si no es multiplicando las operaciones comerciales import-export… y para muestra, el tema del aumento de la importación de aceite de Túnez como bálsamo a los conflictos en aquel país, para el que el aceite, por cierto, no representa siquiera el 3% de sus exportaciones.

Nos preguntamos por qué siempre es la agricultura la gran solución al problema, la que se “sacrifica” en aras, dicen aunque no es así, de la paz, la estabilidad y el equilibrio mundial. Compresivos seríamos los agricultores y ganaderos con este papel de salvadores que nos han endosado si no fuera porque nuestro sacrificio no se traduce en el desarrollo de las agriculturas de los países en desarrollo; sino en la cuenta de resultados de las grandes compañías que invierten en tierras y cosechas del tercer mundo como si fueran un valor especulativo cualquiera. ¿Equilibrio mundial? No. Solo maquillaje. Una sonrisa. Una foto en la firma del Acuerdo de turno… y a seguir jugando.

Ahora que quedan poco más de dos semanas para las elecciones generales, si alguien consigue ponerse de acuerdo para gobernar, esperemos que se nos mire bajo otro prisma, el del motor, el del desarrollo de la economía local y dejemos de ser moneda de cambio, que paren la partida de pin pon, posen la pala encima de la bola, sobre la mesa, y cese este pitido por fin.

Unión de Uniones denuncia el aumento del desequilibrio de la cadena alimentaria con más márgenes para industria y/o distribución a costa de consumidores y productores

cadena alimentaria
  • En el caso de la leche, los precios al ganadero se han reducido en 2015 un 15 % al tiempo que los precios de la leche líquida al consumidor han bajado apenas un 1,4 %
    En el caso de las carnes, los precios al ganadero se recortaron en 2015 un 4, 7%, mientras el consumidor pagó un 2,1% más por las carnes frescas y un 3,5 % más por las carnes procesadas.
  • “Seguir, como hasta ahora, permitiendo que se siga debilitando a nuestros sectores productivos es ceder a otros países un negocio de cerca de 100.000 millones de euros y, de paso, el empleo directo e indirecto que dichos sectores generan en el medio rural. “

Leer Más…

Corregir disfunciones de la Cadena Alimentaria y prevención contra el TTIP deben ser prioridades en la agenda de la Comisión

Unión de Uniones ha dirigido a los europarlamentarios españoles en la Comisión de Agricultura las prioridades que, en materia agraria y desarrollo rural, la Comisión debería incluir en su Programa de Trabajo 2017 y que serán abordadas en una comparecencia de Phil Hogan el próximo 24 de mayo. En su documento la organización señala las disfunciones de la cadena alimentaria que apuntan a un descenso del precio en origen de los alimentos en la UE en un 3,5 % desde 2013, mientras que aumentan al consumidor, lo que puede ser agravado por la firma de Acuerdos Comerciales como TTIP, Mercosur y similares.

La monitorización que realiza el EUROSTAT, la oficina oficial de estadísticas de la UE, revela que en los últimos tres años los precios de los alimentos a la producción han descendido un 3,5 % en el conjunto de la UE 28, mientras que los precios de esos mismos alimentos al consumidor se han incrementado en un 0,1 %. Los datos desagregados para España muestran una caída en origen del 3,1 % y un encarecimiento al consumidor, en el mismo período, del 2,4 %.

La Unión de Uniones ha trasladado estos datos a los europarlamentarios españoles de la Comisión de Agricultura para poner de manifiesto que la Política Agraria Común, con sus actuales instrumentos, está fracasando en sus objetivos de mantener la renta de los productores y beneficiar al consumidor. La organización pide a Clara Aguilera (Socialistas), Esther Herranz (Populares), Estefanía Torres (Podemos) y Jordi Sebastià (Compromis), que insistan al Comisario Phil Hogan en su encuentro del 24 de mayo que el Programa de Trabajo de la Comisión para 2017 y años sucesivos debe incluir orientaciones políticas para corregir esa tendencia. La organización señala que anteriores reformas han dejado al sector agrario europeo hipotecado por el debilitamiento de los mecanismos de regulación de los mercados y con una competitividad en los mercados internacionales que no es tal porque está cimentada sobre la caída de los precios del mercado interior y la renta de los agricultores y ganaderos. En su documento Unión de Uniones pide un nuevo diseño de las medidas anticrisis, una actuación decidida y armonizada en todos los Estados miembros de persecución de las prácticas que alteran el equilibrio y el funcionamiento de la cadena alimentaria y unos mecanismos de ayudas directas mucho más simples y que no creen distorsiones entre productores.

Por otra parte, la organización pone el acento en que la firma de acuerdos internacionales como TTIP, Mercosur y otros similares, intensifica aún más las deficiencias constatadas en la PAC, sacrificando el modelo agrario europeo a estrategias geopolíticas y centrando el comercio como un fin en sí mismo en lugar de ser un medio para impulsar los sectores productivos y el mayor bienestar de los ciudadanos. Unión de Uniones propone a los europarlamentarios un análisis exhaustivo previo de los efectos de cada acuerdo y del impacto acumulado de todos ellos (existen unos 70 acuerdos multilaterales en vigor), disponer de medidas compensatorias para sus consecuencias sectoriales negativas y el cumplimiento en los productos importados de las mismas reglas exigidas a los productos comunitarios.

La Unión de Uniones ha incluido igualmente propuestas para sancionar los ataques vandálicos reiterados a la libre circulación de mercancías intracomunitarias, una armonización de la lucha contra las enfermedades animales y vegetales, una regulación homogénea de las normas de competencia y un papel relevante de la agricultura en la economía circular, para lo que es imprescindible una reflexión profunda sobre las orientaciones que se han adoptado para la PAC en las pasadas Reformas.